‘Las aves’ de La Calòrica aterrizan en el Centro Dramático Nacional

Irene Herrero Miguel

La Calòrica ha presentado en el Centro Dramático Nacional su célebre pieza Las aves, una revisión del clásico de Aristófanes en el que la compañía catalana salta al vacío y dinamita sus propias reglas. Tras cosechar grandes éxitos en los circuitos catalanes esta comedia, producida con la colaboración de Festival Temporada Alta y el apoyo de Sala Beckett, llega a Madrid para reflexionar sobre el populismo en política.

El próximo 2 de marzo la Sala de la Princesa del Teatro María Guerrero acogerá el estreno en la capital de esta pieza, con dramaturgia de Joan Yago y dirección de Israel Solà, en la que el humor más negro y absurdo se pone al servicio del discurso político para construir una comedia desatada y excesiva.

No había pasado ni medio siglo desde el nacimiento de la democracia cuando Aristófanes estrenó su comedio Las aves, en la que ponía el foco sobre aquellos individuos que instrumentalizan los problemas sociales para su propio beneficio. Más de 2500 años después de aquel estreno, La Calórica retoma esa propuesta y sigue tirando del hilo, en este caso, un hilo multicolor que baila a ritmo de música electrónica.

Un trabajo «de compañía»

El director del CDN, Alfredo Sanzol, ha guiado esta presentación y no ha perdido la oportunidad de alabar a la agrupación: «La Calórica se ha consolidado como una compañía con un discurso propio ligada a la sátira política y al compromiso con la realidad«. Según indicaba el director, este equipo de creadores se ha especializado en «señalar las llagas que nos constituyen como sociedad». Además, Sanzol se ha detenido en destacar el valor que tiene trabajar en compañía, que es «lo mejor del teatro», y ha añadido que «las sociedades no se estructuran sobre individuos sino sobre las relaciones que se establecen entre ellos».

En esta línea, Joan Yago e Israel Solà han profundizado en su proceso creativo: «Siempre trabajamos a partir de ideas, de una forma colectiva». «Los actores y actrices saben tanto sobre el proyecto como el director y el dramaturgo y esto nos permite aprovechar al máximo la inteligencia colectiva» indicaba Solà, director de la pieza.

Yago, dramaturgo, ha confesado que no habría sido capaz de escribir esta propuesta él solo fuera de La Calórica porque rompe todas las normas. Entre risas, ha exclamado que Las aves «¡no tiene segundo acto!». Esta compañía, que nació 2010 en plena crisis económica, sigue pisando fuerte y dejando títulos relevantes como su premiada Fairfly, que formó parte de la programación del pasado Festival de Otoño.

«La obra se va resignificando y gana unos sentidos nuevos»

En cuanto a la crisis política que estamos viviendo actualmente en nuestro país y en Europa, Joan Yago ha indicado que «la obra no va del auge de la extrema derecha, pero sí que va de eso, no va de Trump ni de lo que está pasando en Europa, pero, de alguna forma, sí va de todo eso» y ha añadido «lo bonito de este viaje, que empezó en 2018, es que la obra se va resignificando y gana unos sentidos nuevos«. Los creadores, además, han comentado que, para ellos, «el populismo no está asociado a unas siglas concretas sino que está asociado a la política y es muy fácil caer en ese funcionamiento».

Imagen de Las aves / Els ocells en el Teatro María Guerreo

Desde el punto de vista plástico, la pieza cuenta con todos los efectos necesarios para ser disfrutada sin perder la atención un instante. El escenógrafo Albert Pascual indicaba en este sentido «se puso encima de la mesa la idea de que la escenificación tuviera algo de populista» y esto explica que «la recepción es muy poco crítica, va basculando entre el divertimento y el darse cuenta de lo que hay detrás de la fachada». Pascual ha destacado, además, que la pieza nació en un momento en el que la compañía no tenía muchos recursos y, para enfrentarse a este montaje tan ambicioso y diferente, todos tuvieron que arrimar el hombro. Por ejemplo, las telas de los trajes, las tiñeron los integrantes de la compañía.

En los próximos días, la compañía celebrará la función número 100 y llega a esta fecha con muchas ganas e ilusión por comenzar su nueva etapa en Madrid. «Estamos deseando ver cómo la recibe el público en Madrid, un público que no nos conoce tanto y que no tiene la mirada condicionada por haber visto otras obras nuestras» afirmaba Israel Solà.

Irene Herrero Miguel / @ireneherreromi

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario