Todo lo que necesitas para ir al teatro

Calígula murió. Yo no

Calígula murió. Yo no

En Calígula murió. Yo no, pensamos, por un lado, en la acción déspota como un impulso. Un impulso cíclico que responde a una necesidad individualista de libertad, de vaciamiento, de autosatisfacción. Por otro lado, se intenta erradicar este mismo despotismo.

El espectáculo se desarrolla en castellano, portugués, lengua de signos española y lengua de signos portuguesa.

Sinopsis

El despotismo se puede tratar de varias formas. También hay muchas posibilidades de erradicarlo. Pero en realidad, es un virus que se propaga salvajemente y sobre el que no tienes control. Funciona como un gran fuego que se propaga rápidamente y convierte todo en cenizas.

La propuesta es resolver una situación ficticia, utilizando otra situación ficticia. ¡Calígula no murió! Necesitamos entender por qué.

Es necesario buscar la historia, volver a contarla, entender dónde nos equivocamos y tratar de hacer que finalmente muera.

Valoración colaboradores

Valoración espectadores
Sé el primero en dejar tu valoración