NADAdora es una reflexión sobre el vacío, sobre esos momentos en los que uno se queda en blanco, sin nada que contar y nada en que creer. Durante el espectáculo se juega con dos ideas básicas: la nada como vacío y ausencia total de elementos a los que aferrarse y en los que creer; y el nadar como metáfora de resistencia, como intento de no hundirse y seguir nadando incluso contracorriente. Tratando de mantenerse a flote, aunque a veces sea difícil, casi imposible, la protagonista trata de volver a la esencia de las cosas y superar el miedo y la ansiedad que produce que éstas cambien.

La propuesta escénica de la compañía EnÁmbar combina danza, performance, literatura, vídeo y música en directo. Todo un viaje emocional en forma de reflexión estética.

Vídeo

Valoración espectadores
Sé el primero en dejar tu valoración