Todo lo que necesitas para ir al teatro

Teatro Urgente: En el lugar del otro

Teatro Urgente: En el lugar del otro

En el lugar del otro está compuesto por cuatro piezas, dos de Ernesto Caballero (Que venga Miller y Calibán) y dos de Javier Gomá (La sucursal y Don Sandio). Las piezas proponen un teatro que se basa en las ideas y permite a dramaturgos, filósofos y actores encontrarse en torno a un teatro de ideas que surge en el mismo instante en que se produce. Así pues, un filósofo y escritor y un dramaturgo y director de escena serán los responsables de inaugurar este ciclo trabajando en colaboración como ya hicieran en ‘Inconsolable’, pieza de Javier Gomá dirigida por Caballero en el Centro Dramático Nacional.

Sinopsis

Que venga Miller o la seguridad emocional de nuestros hijos

Un prestigioso profesor se enfrenta a la conferencia más importante de su carrera, una mujer con aires clasistas va a sacar dinero de un cajero en el que vive un mendigo, una estudiante se manifiesta para exigir a su universidad que cancele una conferencia, una investigadora viaja al pasado para buscar respuestas. Cuatro historias que llevarán al público a habitar durante unos momentos el lugar del otro. Interpretadas por cinco actores que pondrán su voz y emoción para recrear un lugar de controversia, reflejo de una humanidad que busca desesperadamente aferrarse a sus certezas.

Calibán o el algoritmo produce monstruos 
La responsable del departamento de Inteligencia Artificial de una conocida compañía especializada en servicios relacionados con Internet, le confía a una amiga el resultado de un experimento realizado a partir de los comentarios de la gente en las redes sociales. Se trata de Calibán un androide literalmente impresentable. Las dos mujeres aceptarán una apuesta sobre la capacidad evolutiva del robot. La pieza es una paráfrasis del Pigmalión de Shaw en que se plantea la capacidad de intervención humana sobre realidades creadas por la Inteligencia Artificial.

La sucursal, o en el lugar del otro
Hablan animadamente dos amigas en la calle delante de una sucursal bancaria: una le dice a la otra que está pensando romper con su novio porque no le hace feliz. La conversación se desliza hacia las bases y el contenido de la felicidad en general, pero, como tienen que interrumpirla para hacer unos recados, acuerdan volver a reunirse para tomar un cóctel y seguir charlando sobre el tema. Mientras una se va, la otra aprovecha para sacar dinero del cajero de la sucursal y, ocupada en ello, se encuentra con que un indigente ha hecho de esa sucursal bancaria su vivienda habitual y le pide una ayuda. A regañadientes se enreda en una tensa discusión con él sobre la dignidad. Cuando vuelve la amiga de hacer su recado, la situación de partida entre ellos se ha alterado de un modo no previsto por ninguno de los dos.

Don Sandioo nada que decir
Don Sandio, el intelectual más prestigioso del país, va a dar por fin una conferencia, se dice que la primera de su larga carrera, a la que ha puesto un título de lo más intrigante: “Lo que tengo que decir tras una vida entera consagrada al estudio”. La noticia ha levantado una inmensa expectación en un público que esa tarde abarrota el auditorio de la fundación, porque el profesor ha vivido siempre retraído de los actos públicos y de los medios de comunicación, lo que ha agigantado aún más su leyenda. Tras la recepción oportuna por la directora de la fundación y una conversación extrañamente confidencial durante la previa sesión de fotos, Don Sandio pronuncia la conferencia, en la cual confiesa delante de todos los presentes la insólita tragedia que ha torturado su vida.


Valoración espectadores
Sé el primero en dejar tu valoración