The Very Last Northern White Rhino

The Very Last Northern White Rhino

The Very Last Northern White Rhino no es una pieza de danza urbana, pero parte de su rico vocabulario y sus estilos para llegar a una destilación en la que el acento está en el movimiento y en la danza como celebración derivada de la vida. Bailar hasta el agotamiento, bailar hasta el final porque tal vez ya no haya nada más que se pueda hacer.

Sinopsis

Cuando Sam Anderson, periodista del New York Times, supo de la muerte del último macho de Rinocerontes Blancos del Norte, cogió un vuelo a Kenia para pasar una semana con las únicas sobrevivientes de la especie: dos hembras, madre e hija, entraban en lo que conocemos como “extinción funcional”, cuando ellas mueran se habrá acabado la estirpe. Anderson describe la vida cotidiana de Fatu y Najin que, indiferentes a su destino, pastan bajo el sol de la reserva donde serán custodiadas de los cazadores furtivos hasta su muerte. Esta imagen pone de manifiesto la vida por la vida misma, ya que la única función de estos individuos es vivir y dar cuenta de una especie que ya forma parte del pasado.

«Imagino a esos mamíferos descomunales como algo terriblemente frágil, sus cuerpos son irremplazables como piezas de un museo viviente. Al saber que con ellas el Northern White Rhino desaparecerá, ya no vemos a un animal de safari, sino una criatura terriblemente humana que nos confronta con nosotros mismos. Quiero decir que el hecho de que sean y ocupen un espacio es un testimonio que hace del individuo un símbolo de su especie, al hombre un símbolo del hombre.» Gaston Core

Vídeo
Fotos
Valoración colaboradores

Valoración espectadores
Sé el primero en dejar tu valoración