Todo lo que necesitas para ir al teatro

Desde lo invisible: Para reflexionar

Desde lo invisible
24/10/2018

Discapacidad física e intelectual. ¿Qué se puede decir? ¡Qué put…..! Es lo primero que se te viene a la cabeza. Y es cierto. En el mundo en el que vivimos es una de las peores noticias que te pueden dar. Tu hijo es discapacitado psíquico. Pero hay muchas formas de vivirlo. Y eso es lo que nos muestran estas dos enormes actrices. Entrando y saliendo del cuerpo de chicos y chicas discapacitados y de sus familias y cuidadores. Mostrando los claros y las sombras, las risas y las lágrimas, lo feo y lo bonito. Mezclan situaciones cómicas con el drama de una madre que no sabe si tener a ese niño, ni como puede afectar a su vida y a su pareja, o de otra madre a la que le dicen que su precioso y perfecto bebé no es tan perfecto… Aunque si le das una oportunidad, es perfecto, porque, están condenados a vivir en una sociedad que no está concebida para gente como ellos, pero que, si nos abrimos a lo desconocido y nos enfrentamos a nuestros miedos y a lo difeferente, pueden darnos grandes lecciones de vida, precisamente por la sencillez de su forma de ver la vida, de sentir y por la lucha diaria a la que se enfrentan.

Y nos hace reirnos de nosotros mismos, de lo absurdos que parecemos muchas veces al ver desde fuera como nos enfrentamos a conocer a una persona discapacitada. Cómo hacemos difícil lo fácil. ¿Quién es el discapacitado entonces? Solo hay que relajarse y conocer a una persona nueva y dejar que nos aporte cosas buenas y malas, como con cualquier otra persona.

Pero no es una obra con «moralina». Plantea todas las posibles opciones y formas de sentir la situación. Desde rechazar tener ese hijo, por miedo y porque criar a un hijo sin este tipo de limitaciones ya es lo suficientemente difícil, hasta el «iremos actuando según se vayan presentando las situaciones» o el «ya no aguanto más» o como plantean en un momento: «Has tenido dos hijas. ¿Por que mi vida es menos importante que la de mi hermana enferma? Tu decidiste tenerla, yo me lo encontré». Y las plantea todas desde la coherencia y el respeto. Sin querer convencerte de nada, solo abrirte la ventana a un mundo diferente y que asusta y hacerte reflexionar.

← Volver a Desde lo invisible