Desde mi ventana: Los musicales van directos al estómago

Desde mi ventana
17/05/2022

No sabía ni a qué estaba yendo exactamente, sólo sabía que era un concierto de canciones de musicales y eso era suficiente. Desde mi ventana es para todos, para los que conocen los temas y para los que no, para los que saben de lo que estamos hablando y para los que no. Traducidos al español, las espectaculares voces de su reparto -en este caso Javier Ariano, Anna Lagares, Fani Fortet, Ana San Martín, Marc Flynn y Dídac Flores, también director y pianista – hacen un repaso por las composiciones más reconocidas de Pasek y Paul, los temas principales de Dear Evan Hansen, Dogfight, Edges, The Greatest Showman o Smash, entre otros.

Este reparto ha conseguido desde el primer tema que me suceda lo que me sucedía en los primeros musicales que veía casi de adolescente: que yo quiera estar ahí arriba con ellos. Para los que hemos crecido en conservatorios clásicos, disfrutar de la música de esta manera es un sueño inalcanzable. Me dan un poco de envidia  y al mismo tiempo me podría quedar a vivir en esta butaca de este teatro durante muchos días. Salgo enamorada de Dídac Flores, que con sólo 30 años no sólo canta y toca el piano con absoluta soltura e indudable talento durante todo el concierto de memoria, sino que también firma como arreglista y promotor del evento.

La aparición de Angy Fernández y de Ruth Lorenzo no puede sino añadir más emoción al momento. Ambas tienen voces para llenar campos de fútbol. No sé cómo he llegado hasta aquí pero de repente estoy eufórica. Las cinco voces de los cantantes provocan, por qué no decirlo así, orgasmos auditivos para todos los que hemos cantado en coros -y para los que no, también- porque todo encaja. Porque todas las notas están en su sitio. Porque el agudo llega empastando a la perfección con su tercera por abajo o por arriba. Porque los acordes cierran redonditos con una perfección matemática, disonante o no, placentera.

Creo que lo disfruto tanto porque no pasa por el cerebro. Porque las canciones de musicales van directas al estómago, a las tripas, a nuestro yo más niño y auténtico.

Espero que este no sea el único pase. Espero de verdad que Madrid pueda conocer y vivir este espectáculo durante el tiempo que se merece.

 

 

 

 

← Volver a Desde mi ventana