El casamiento

27/02/2017

Desazón Expresionista, no apta para cualquiera.

Ir a Réplika Teatro es garantía de que vas a ver teatro auténtico, sin artificios. Entrar en Réplika es ir a un santuario del teatro trabajado, trillado, bien hecho, con sentido. Ver el Casamiento es asistir al espectáculo de la destrucción de toda forma de vida tradicional. Enrique vuelve de la guerra y se encuentra su casa destruida y convertida en taberna, sus padres al borde de la locura y a su novia convertida en una criada mujerzuela.
La obra es un abismo expresionista en el que los actores hacen un trabajazo de construcción de los personajes y situaciones. Jaroslaw Bielski los dirige con maestría (como siempre) y con profunda consciencia de lo que dirige: una obra difícil de entender, con un texto muy abstracto al que es complicado de aproximarse.
Destaco el enorme trabajo de Manuel Tiedra, porque con cada cara, con cada gesto construye un personaje rico y lleno de matices. Tu mirada irá sólo a él. Socorro Anadón, como todo, toca su personaje y lo convierte en oro. Ella es una maestra de la expresión, se mete en el personaje y ya no es más Socorro Anadón. Raúl Chacón lleva el peso de la obra con maestría y dota a cada monólogo de su correcto sentido, gracias a su trabajo se entiende muy bien la obra. Él es un maestro. Juan Erro, más comedido, es un gran apoyo y alivio, hace un trabajo muy bueno. Y Eeva Karolina tendrá sólo dos frases en toda la obra, pero sus caras son poemas, es un ejemplo de que no hace falta hablar para actuar, es una actriz muy muy generosa, no rompe la convención en ningún momento.

Aunque sea una obra complicada y por supuesto los que vayan al teatro buscando algo ligerito, que se olviden, os digo: merece la pena. Es teatro de verdad, magia sin artificios.


Todo lo que necesitas para ir al teatro

El casamiento

El casamiento

El casamiento es una obra de Witold Gombrowicz que refleja la desazón que produce en el hombre de hoy en día la pérdida de los valores tradicionales. Una obra postmodernista, donde se relata el destino trágico del hombre actual, con ansias de individualización, en un mundo globalizado.

SINOPSIS

El protagonista de El casamiento, en el camino de recuperar el pasado, su identidad y su “vida de antes”, se centra en la reconstrucción de los valores de antaño, a través de la destrucción el presente. Una especie de paradoja, en la que Enrique impone su punto de vista por encima de la opinión de los demás, estableciendo así su propia “realidad”, personalizada, ideada, producto de deseo y de su manipulación ideológica. A través de las palabras pronunciadas se crean unas nuevas realidades, individualizadas y asumidas por el resto de  los participantes del “juego” de Enrique. Por esto último, percibo en la obra un claro aspecto postmodernista. Vivimos en la época de la globalización de la sociedad y del resurgimiento de los movimientos del pensamiento personalizado. El destino trágico del hombre postmoderno, guiado por el hedonismo y la individualización, donde la realidad es sólo un producto de nuestra imaginación.

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

Sé el primero en dejar tu valoración