El público
14/12/2016
Críptica pero imprescindible

A pesar de que estamos ante un texto críptico y de corriente surrealista, está claro que Lorca quería hablar de una nueva forma de hacer y entender el teatro, así como de una homosexualidad incomprendida, sepultada y compleja. No tenemos que olvidar que la obra está escrita en España a principios de los años treinta, en un momento en el que la homosexualidad era difícil de vivir en un país machista, excesivamente tradicional y especialmente homófobo. Precisamente por su condición sexual, además de por sus ideas políticas, el poeta sería fusilado pocos años después… Por lo tanto, es fácil de entender que todo se diga sin decirse, que la obra se mueva más por ideas y sensaciones que no por argumentos o por cualquiera de las reglas aristotélicas. Es cierto que cuesta de seguir desde la palabra, pero no tanto desde de la emoción y la comprensión abstracta.

Rigola nos ofrece una versión perturbadora, en la que la escenografía (Max Glaenzel) invade la platea y acerca a actores y espectadores. Partiendo de una idea estética que navega entre David Lynch y el cabaret, se nos van introduciendo elementos tenebrosos como los conejitos gigantes y ensangrentados, los caballos desnudos o las fosas que llevan a las catacumbas del teatro. Y es que el teatro como elemento metafórico funciona a las mil maravillas en el texto lorquiano, sobre todo en la escena final, donde el Director y un enigmático Prestidigitador hablan de cómo el público invadió la sala, de cómo huían los actores, de cómo era de difícil escapar de allí… Unas bonitas imágenes literarias que quizás hubieran requerido algún refuerzo escénico, porque además de los elementos comentados echo de menos más momentos de impacto visual. La obra de Lorca da para mil y una imágenes, y quizás aquí se han conformado con unas pocas ideas iniciales que envolvieran el conjunto. Sea como fuere, vale la pena acercarse al Teatro de la Abadía puesto que se trata de una pieza muy poco representada y de un incalculable valor literario. Esperemos que esto dé alas a los directores para enfrentarse de nuevo al endemoniado texto, porque El público da para muchas visiones e innumerables lecturas.

Todo lo que necesitas para ir al teatro

El público

El público

Un texto de gran belleza poética sobre la honestidad en el plano personal y artístico. Una ocasión para adentrarse, de la mano del director Àlex Rigola y un amplio reparto, en la indómita imaginación del poeta granadino.

SINOPSIS

“¡Hay que destruir el teatro o vivir en el teatro!”, exclama Federico García Lorca en esta obra, con la que aspiraba a iniciar un nuevo camino. Y de eso precisamente habla: del valor para romper con el pasado, con las inercias, la tradición, la represión —tanto en plano artístico como en el afectivo— y emprender aquello que uno realmente desea.

El público, escrito en 1929-30, habla del teatro y habla del deseo, a través de un juego de máscaras, en el que se superponen ficción y realidad, en el que las identidades se encuentran en continua metamorfosis, persiguiendo sin cesar la Autenticidad, la Honestidad y la Libertad.

Recomendada a partir de 16 años.

Valoración colaboradores

Valoración espectadores
Sé el primero en dejar tu valoración
Artículos relacionados
Grandes nombres, montajes esperados y celebraciones para una primera mitad de 2018 de infarto.

Grandes nombres, montajes esperados y celebraciones para una primera mitad de 2018 de infarto.

4 enero 2018

Terminado el 2017 y pasada la época de rankings y balances, hay que mirar hacia el frente y otear en el horizonte qué es lo que nos espera en los […]

Hay que ser usuario de Teatro Madrid
¡Únete, es gratuito! Ya somos más de 10.000

¿Ya estás registrado?

He olvidado la contraseña

Crear usuario

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.