Todo lo que necesitas para ir al teatro

El sirviente: Un drama jamás había sido tan divertido

El sirviente
7/10/2019

He de confesar que ya desde el principio el título es inquietante e interesante.

Esta historia traída al Teatro Español de Robin Maugham es realmente una delicia, una propuesta fresca y divertida que ojalá la renueven para otras temporadas.
El guion está muy cuidado y bien adaptado al español, aunque parezca una historia lejana, ya que está ambientada en el Londres del siglo XX, los gags y los problemas que tiene cada personaje nada se alejan de nuestra realidad y es lo que provocaba las risas en el patio de butacas.

Pero ese relato no sería nada sin la perfecta interpretación de este gran reparto capitaneado por Eusebio Poncela quien da vida al sirviente, que es el verdadero director de orquesta de esta obra. Cuando salía a escena algo en el público se sentía y daba un gusto ver cómo manejaba la función. No me olvido del resto de actores que cada uno aporta su granito y están estupendos, pero la gran sorpresa es la interpretación de Sandra Escacena.

El decorado y la escenografía de Iker Giménez desde el principio es otro personaje de la historia. Es el que da las pistas y muestra los cambios de estado de ánimo y el giro de vida que sufre el protagonista Tony Williams que interpreta Pablo Rivero con mucha fuerza y frescura.

Esta obra es un claro referente de la diferencia de clases pero muestra también que la agudeza y maldad de las personas nada tiene que ver con las clases sociales.

← Volver a El sirviente