Todo lo que necesitas para ir al teatro

Erritu: Depuración celestial

Erritu
7/04/2019

Kukai Dantza llevan desde 2001 de la mano de Jon Maya explorando los terrenos que mezclan la danza tradicional vasca con las formas contemporáneas creando maravillas como su hiperfamoso «Oskara». No son nuevos en esto y gracias al cielo en los últimos años no sólo están alcanzando un nivel de excelencia formal sino que están siendo reconocidos y conocidos por un público más amplio. Le vi por primera vez hace años en Bogotá y desde entonces no les he perdido la pista. ¡A ver quién renuncia a momentos trascendentes!

Los más grandes se matan por currar con ellos, y tras Marcos Morau, ahora, en «Erritu» es el dios Sharon Fridman el que firma la coreografía. Y Luismo Cobo se encarga, junto con David Azurza de ponerle las notas musicales. El paraíso.

A ver, hablar de danza es complicado. Sobre todo de un espectáculo como «Erritu». Intentaré explicarme: para mí la danza no son los pasos sino lo que hay entre los pasos, lo que los rellena. Los pasos marcados por Fridman en estos «rituales» son gloriosos en tempo, intensidad, ritmo, cadencia, compromiso, sexualidad, matices, sudor, semen y rezo. Peor son los gigantescos intérpretes los que rellenan esos pasos con las emociones que traspasan y que te hacen flotar y querer morir y nacer y besar y bucear desde la butaca. Nerea Vesga, Urko Mitxelena, Izar Aizpuru, Alain Maya, Ibon Huarte y de ese prodigio sobrehumano que es Eneko Gil dan cuerpo y miradas al milagro. Ese dúo no sería igual sin la emoción que transforma las caras de Ibon y de Eneko. ESO es bailar, mover las emociones y expresarlas con el cuerpo.

y si encima le unes las luces de David Bernués y del propio Fridman, lo apoyas con las voces que envuelven el espectáculo llegas al nivel metafísico de «Erritu», un viaje cosmogónico por la vida y los pasos de un ser humano.

¿Sabes lo que es sentarte en la butaca y empezar a flotar, tener el corazón encogido durante hora y pico y aterrizar sobre la Tierra bastante rato después de que estos auténticos GENIOS hayan terminado su viaje? Eso es «Erritu», lo mejor que puedes ver en la cartelera.

Está claro que la danza es la prueba de que el ser humano es infinito. Y el arte, vida.

 

Podéis cotillear mi blog, ahí escribo de todo lo que me apetece. Así soy y así seguiré. DESDEELPATIO  

← Volver a Erritu