Todo lo que necesitas para ir al teatro

Jesus Christ Superstar: Un súper clásico con el mítico Ted Neeley

Jesus Christ Superstar
26/04/2018

Que Jesucristo Superstar es un super clásico del género de los musicales no es materia de discusión. La apuesta musical de Lloyd Webber y Tim Rice, rockera y hippie, sin complejos, muy al estilo Hair (musical con el que se ha ido compartiendo no sólo estilo sino elenco a lo largo de los años), es ganadora, y esta producción trata de seguir esa estela.

Ahora bien, la versión de Massimo Romero Piparo no se puede considerar tan antológica como su actor principal, Ted Neeley , que a sus 74 años sigue en su papel de Jesucristo Superstar que le hizo famoso en la película de 1973. A su favor, el conjunto de personajes principales -Maria Magdalena, Simón, Caifas…- están bien cincelados y se despliegan en escena con energía y credibilidad. Mención especial a Nick Mai, que en su papel de Judas borda una réplica del Iscariote que vimos en la película, encarnado por Carl Anderson, y deleita al público con su energía y sus agudos. A su favor, también, el repertorio musical elegido, en su implementación más clásica, de nuevo para asemejarse a la película de Norman Jewison, interpretado por una gran banda en directo.

Pero el elemento menos portentoso, en este caso, es el que precisamente supone el mayor atractivo de esta versión: Ted Neeley, el Jesucristo cinematográfico que propone en escena una versión más calmada, mesurada, más de recitar que de cantar o interpretar, y eso resulta en un contraste palpable con el resto del elenco. Eso sí, hay un momento para el que Neeley reserva su sobrada experiencia en interpretar este personaje, y ese es en el tema Gethsemane. Un punto de inflexión, sin duda, en el que el actor se luce en todo su esplendor.

Ahora bien, mítico o no tanto, esta es una oportunidad para que los seguidores de la obra celestial se puedan quitar el mono a base de Hosannas, hippies y latigazos, y acabar saliendo del teatro cantando: ‘Jesuschriiiist… Suuuuperstaaaar’.

← Volver a Jesus Christ Superstar