Todo lo que necesitas para ir al teatro

La clausura del amor: Un Tour de Force

La clausura del amor
3/02/2017

Desde el minuto 0 te das cuenta de que esta no es una obra al uso. Cuando Bárbara Lennie deja su bolso para escuchar el desgarrador y atacante monólogo de Israel Elejalde te das cuenta de que vas a asistir a un auténtico Tour de Force encarnado por dos actores, valientes, trabajadores y auténticos. ¿Por qué Tour de Force? porque el trabajo que debe haber detrás de estos dos monólogos hirientes, violentos y machacadores debe ser impresionante, inabarcable. Son dos monólogos sobre la caída de una pareja en la que ambos se echan a la cara rencores, mierdas y mezquindades. No se dicen cosas concretas, el texto es un pretexto, cualquier persona se puede sentir identificado. Es una pareja pero somos todos. Entonces, ellos dos tienen un trabajazo de concreción, de concretar situaciones generales, para no hacer de una pareja en general, sino de una concreta, con una historia concreta que nosotros no conocemos, pero nos sentimos identificados con ella.

Aparte, de que el trabajo emocional que realizan es fantástico, pasarse casi dos horas hablando y darle a cada parte del texto un matiz, un sentimiento distinto un significado distinto. Demuestra que son dos actores con un millar de recursos, de expresividad. Me encantaba, por ejemplo, la forma que Bárbara Lennie tiene de cimbrear el cuerpo en su monólogo, adecuándolo a lo que está diciendo. O cómo Israel Elejalde modula la voz. Pero lo que a estos dos actores les sobra es ESCUCHA, es un gustazo ver dos actores tan compenetrados haciendo magia sobre el escenario.

La dirección es sencilla, para darle todo el foco al texto. Poco movimiento escénico, muy medido, para remarcar las situaciones más importantes. Subraya el texto y no distrae.

Pascal Rambert escribe y dirige una obra difícil, que consagra a Bárbara Lennie y a Israel Elejalde como dos actores versátiles, trabajadores y brillantes. La escena española debería estar pegándose por dirigir a estas dos auténticas bestias. Gracias Teatro Kamikaze por programar esta obra.

← Volver a La clausura del amor