Todo lo que necesitas para ir al teatro

Alfredo Sanzol: La dama boba: Lope, Sanzol y los Jóvenes de la CNTC, Combinación Ganadora

Alfredo Sanzol: La dama boba
27/12/2017

Qué importante es saber presentar un clásico. Qué difícil y con qué tino hay que saber darle un enfoque para que lo que se escribió en el S. XVII tenga sentido hoy, nos hable y nos mueva. «La Dama Boba» no es fácil, es una obra con un verso complejo, muchos personajes y mucho enredo. Así, es una gran dificultad presentarla a un público joven con frescura, vividez y alegría.
Días después de verla, cada vez me gusta más. Me entusiasma la manera en que Sanzol y la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico han montado este propuestaza que despide un halo de amor, de encanto, de poesía y de juventud. Ver esta obra es como beber agua fresca. Es verla y salir enamorado. Y precisamente de eso nos habla Lope, ¡del Amor! de la fuerza con la que llega a nuestras vidas y nos hace cambiar. Lope pone en pie y da vida a la fuerza transformadora del amor y de cómo siempre mejora a las personas.
Es una obra jovial, alegre, divertida y apasionada.

Como buena dirección, la mano de Sanzol es invisible, es como si no hubiese dirección. Todo parece fácil y no podríamos imaginarnos el clásico de Lope de otra manera. Destaca la alegría con la que Alfredo ha hecho este clásico, porque realmente mientras la ves la sonrisa no desaparece de tu cara. Todo el equipo hace un trabajo increíble. La música, la dirección y esos actorazos se ensalzan para elevar «La Dama Boba» a altos niveles de gusto. Y es que ¡qué actores! son una compañía con un nivel muy igualado, e igualado por lo alto. Había a algunos que no podía parar de mirarlos. Da gloria ver a Paula Iwasaki encarnar a Finea, con una dulzura y un amor muy tiernos. Y además de dulzura y amor a Paula le sobre Vis Cómica. Pablo Béjar como Laurencio está encantador, tierno, comedido, un gusto verlo. Miguel Ángel Amor era de esos actores de los que no podía apartar la mirada, cada gesto suyo, cada palabra, cada chiste era una cosa digna de ver. Advierto al público y a la gente del teatro que no aparten la mirada de estos tres actorazos, sobre todo de Paula, porque lo pueden petar.

No sé qué decir más, porque realmente esta comedia te deja sin palabras.

← Volver a Alfredo Sanzol: La dama boba