Todo lo que necesitas para ir al teatro

La Mujer que Siempre Estuvo Allí: El enemigo en casa

La Mujer que Siempre Estuvo Allí
2/02/2019

¿Qué contar de La Mujer que Siempre Estuvo Allí sin eliminar el elemento sorpresa? Una mujer se encuentra en una habitación cerrada atada a una silla. Una mujer convencional, que no llamaría la atención entre una multitud, que necesitaría una flecha de neón encima para que te fijaras en ella. A primera vista, parece secuestrada. Otra mujer, su guardiana, la hace despertar. Esta otra mujer es todo lo contrario. Con un vestuario de infarto, un pelo atrevido y unos tacones de vértigo es ese tipo de mujer que no necesita flechas de neón, más bien es la flecha misma.

Comienza una conversación entre ambas. La secuestrada quiere sabes qué hace allí y por qué la tiene retenida. La otra mujer le responde: ¿Por qué crees que soy yo la que te tiene retenida?¿Estás segura de lo que vas a hacer?¿Qué has hecho hoy?

SI NO QUIERES QUE ELIMINAR EL ELEMENTO SORPRESA, DEJA DE LEER AHORA…(SPOILER ALERT)…

Ver La Mujer que Siempre Estuvo Allí es una forma extraordinaria de que toda persona maltratada se haga consciente de su propia situación. Una obra que debería ser obligatoria en colegios e institutos. Una obra necesaria pese a lo doloroso del tema. Un altavoz para acallar el tabú de hablar de ciertos temas.

016 – Si estás (o alguien de tu entorno está) en una situación parecida, llama al 016. Di NO a la violencia de género. Di NO a la violencia doméstica. No actuar es encubrir.

← Volver a La Mujer que Siempre Estuvo Allí