Todo lo que necesitas para ir al teatro

Océano: Un océano de emociones

Océano
15/03/2021

El domingo me sumergí en un océano de risas, emociones, sueños, decepciones,… Una obra que como el océano tiene momentos de calma e instantes que te golpean directamente al corazón.

En el día de ayer Javier Dut fue quien sustituyó a Fran Abellán en el papel principal y fue toda una sorpresa, ya que era la primera vez que el actor se ponía frente a un teatro tan pequeño, tan íntimo y bonito y se metía en un papel tan distinto de lo que nos tiene acostumbrados. No había visto actuar nunca a Ángeles Calderón y me llevé una muy grata sorpresa con ella, ya que está perfecta en su papel de Dona y verla junto a Javier fue una gozada. Se notaba la compenetración entre ambos, la confianza y que se sentían a gusto el uno con el otro.

Como si se tratase de un océano de verdad, se pasa de la risa al llanto en un solo pestañeo. Y pasar de un estado a otro y que el público siga enganchado y siga la obra es difícil, pero lo hacían de forma tan natural y espontánea que ni me daba cuenta y seguía enganchada a la historia de Fran y Dana.

Es un texto ágil, muy actual, pero a su vez es bastante profundo. En un primer instante no te das cuenta, debido a que lo tienes todo muy reciente y no te paras a pensarlo, pero conforme van pasando las horas, te va dejando un poso en tu mente.

En la obra se tratan muchos y diversos temas; no sabía cómo cerraría algunos la obra, pero lo hace de manera original y dando varios giros que no te esperas.

Otra de las cosas que me llamó la atención es que al principio de Océano sabemos el tiempo que transcurre desde que Fran y Dana se conocen y se van a vivir juntos, pero luego como que el tiempo se diluye y no sabía cuantos días o cuantas semanas habían pasado desde una escena a otra, pero por lo demás me gustó mucho.

Ya sabéis que no quiero leer, ni saber de lo que va un espectáculo y eso hice con esta obra. No me importaría volver a ver la obra con Javier Dut de nuevo o con Fran Abellán. La disfruté mucho y en los tiempos que corren ver que la gente se riese y se olvidase de los problemas y de todo por una hora fue maravilloso.

Gracias a Javier Dut y a Ángeles Calderón por introducirnos en este Océano y hacernos sonreír.

← Volver a Océano