Todo lo que necesitas para ir al teatro

Sea Wall: Un agujero en el centro

Sea Wall
12/09/2019

Hay experiencias que uno vive cuando va al teatro que a veces se convierten en algo más.

«Sea wall» no es solo Nacho Aldeguer, el actor, Carlos Tuñón, el director, Luis Sorolla, Rosel Murillo… Ni es sólo un dramón de esos que te dejan arrastrao. «Sea wall» es un mazazo en pleno estomago, un golpe bajo en todo tu centro. Justo en ese agujero que tenemos todos, aunque el de Alex sea… especial.

Alex nos recibe, se hace amigo nuestro, nos invita a su charla, nos hace sonreír, nos mira a los ojos, nos hace creer que la vida es bella y que los sueños se cumplen. Te pide que cierres los ojos y que… (me callo).

Casi no ha empezado la función y ya van dos trampas mortales que Alex nos ha tendido con esa sonrisa de novio perfecto, de amante ideal y de marido pa toda la vida.

Y a pesar de que te lo ves venir, el mazazo que te arrea tras casi tres cuartos de hora te da de lleno donde más te duele, en plena sonrisa; en la sonrisa helada de una foto ahora patética.

Sí, «Sea wall» es un dramón. Es una puñalada trapera y una apisonadora cruel. Pero si lo es, ya no es tanto por el demoledor texto de Simon Stephens, que también, sino por cómo te lo cuenta Nacho Aldeguer.

Un actor a metro y medio de tu careto, abriendo su corazón sólo para ti, si no es de verdad, no cuela. Y no es que Nacho trabaje desde la verdad, al menos no es únicamente eso. Por supuesto que trabaja desde la verdad, pero lo realmente flipante es el sitio en el que se coloca él para contarte esa verdad. No es sólo naturalidad, ni que parezca que el texto nace en ese momento, es el sitio en el que nace esa verdad.

No es que estemos jugando a la verdad y la mentira, pero si no supieras que Nacho es un actor interpretando un papel, creerías que es Alex y que esa es su vida. No por convincente, que también, sino por cómo ha elegido trabajar y dónde se coloca él las emociones para que te lleguen puras. Nacho Aldeguer se merece el cielo, por actorazo, por lo que cuenta, por cómo lo cuenta y por desde dónde lo cuenta. Lo que hace es LO PUTO MEJOR.

Nacho, por dios, cásate conmigo. ¡Quiero esa sonrisa en mi vida!

No se si tendré tiempo de escribir una reseña más larga en mi blog, DESDEELPATIO,  pero te invito a que hagas click AQUÍ y le eches un ojo a lo que escribo. Mientras… reza para que prorroguen, porque está TODO vendido.

← Volver a Sea Wall