Todo lo que necesitas para ir al teatro

Teatro En Vilo: Man Up: Haciendo añicos la masculinidad impuesta

Teatro En Vilo: Man Up
26/12/2019

¡Hablar de igualdad también es cosa de hombres! Por eso las siempre originales Teatro en Vilo, o lo que es lo mismo: Andrea Jiménez y Noemí Rodríguez – ¡Tanto monta, monta tanto! – se suben al escenario junto a cinco actores: Fernando Delgado-Hierro, Pablo Gallego Boutou, Alberto Jo Lee, Juan Paños y Baldo Ruiz, para cuestionar la masculinidad, dejando de lado las proclamas grupales y centrándose en el individuo, iniciando una búsqueda de aquello que podamos hacer desde nosotros mismos. Man Up quizá sea un intento de encontrar la punta del hilo desde donde comenzar a tirar antes de meternos de lleno con la madeja.

Los estereotipos de lo que se supone ser «muy macho» desfilan por el escenario: Superhéroes, deportistas, seductores, incluso animales, dan claras muestras de esa posición dominante… o así lo parece, antes de que Noemí y Andrea los desmonten uno a uno a golpe de sátira en este espectáculo juguetón, crítico y, aparentemente, caótico, donde todo toma forma cuando un puñado de anónimas voces en off, apeladas por las creadoras, comienzan a expresar aquello que les gustaría ver hacer o decir a los hombres sobre un escenario. Ahí se inicia el verdadero viaje. Un proceso para desenmascarar y borrar cualquier atisbo de personaje – No solo teatral – y mostrar lo que realmente nos interesa: Todos esos bloqueos, miedos y anhelos que llevamos acumulados en este viaje por la masculinidad impuesta y contra la que cada uno de los intérpretes, desde su propia vivencia, lucha para lograr una identidad propia, igualitaria, nacida del encuentro, el diálogo y el amor.

Un trabajo tanto actoral como de dirección lleno de comicidad, emoción, belleza y, sobre todo, honestidad. De buen ritmo, quizá de duración algo excesiva, con instantes, reflexiones e imágenes que te acompañan tras la función: El momento playero, la escena de la bañera de Baldo Ruiz seguida del bloque de Alberto Jo Lee o Noemí hablando de sus compañeros. ¡Inevitable no romperse con a ellos y amarlos!

Y es que en Man Up, entre tanto cachondeo y tanta artificiosidad buscada, lo que finalmente acaba quedando es un delicioso y delicado mensaje de amor y unión que, además, nos invita a reflexionar sobre lo mucho que aún debemos mirarnos y cuestionarnos a nosotros mismos para, a partir de ahí, poder sumarnos y colaborar en construir.

← Volver a Teatro En Vilo: Man Up