TEATRO URGENTE: La mujer buena: Capas, textura y más

TEATRO URGENTE: La mujer buena
29/03/2022

La semana pasada estuve viendo La mujer buena con Karina Garantivá, Nerea Moreno y Alberto Fonseca y, desde que salí de la función, no he parado de darle vueltas a esta obra y a todo lo que se nos planteó sobre el escenario.

Seré honesta y al comienzo de la función pensé, «¿qué he venido a ver?»

Estaba como perdida y los primeros 10 minutos me desconcertaron totalmente y, conforme avanzaron los minutos, me daba cuenta de que la escena con el podcast es el preámbulo de lo que va a suceder.

Una obra con dos mujeres al frente, Nerea y Karina, que van midiéndose en el escenario con sus palabras.

Dos mujeres tendrían que tener una similar visión de la maternidad, de la vida, de ser actriz a cierta edad… Es cierto que no todas las mujeres tenemos el mismo pensamiento, sentimiento o forma de ver la vida, pero en muchas cosas deberíamos de nadar hacia el mismo lado y en ese enfrentamiento entre estas dos actrices y sus reproches se me entristecía el alma.

Es una obra que habla de muchos temas y le da tiempo a profundizar en todos ellos, pero lo que más me llamó la atención es que mañana estás en un punto de tu vida y al otro te puedes volver invisible.

La producción, como si de un círculo se tratase (o tal y como es la vida), nos muestra esas cosas que nos callamos o que, cuando explotamos, se nos van de las manos.

Hay en algunos momentos en los que me perdía en los diálogos, ya que cuando Karina gritaba sólo cogía algunas palabras al vuelo, pero con las contestaciones de Nerea podía intuir qué es lo que había pasado o la respuesta que la había dado.

Esta obra tiene muchas capas, texturas y profundidades. El trabajo actoral está muy bien y la forma en la que se cambia de un tema a otro funciona de manera orgánica.

Es triste darse cuenta de lo poco perceptivos que somos a nuestro alrededor, a nuestro entorno y a las personas que nos rodean. Tampoco somos demasiado empáticos.

La mujer buena se escapa de las obras clichés en la que los personajes aceptan su vida, sino que (como decía antes) en esta obra se revelan contra la sociedad, se habla con libertad y con todas las cartas sobre la mesa.

← Volver a TEATRO URGENTE: La mujer buena