Un hombre de paso: Envolvente, delicada y sobria

Un hombre de paso
3/02/2022

Esta obra llega a Madrid para que el holocausto, un antes y un después en la historia mundial, no caiga en el olvido. Anna (María Morales) una periodista va a entrevistar a Maurice Rossell (Antonio de la Torre), antiguo oficial de la Cruz Roja que visitó los campos de concentración nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Como testigo de la entrevista acude Primo Levi (Juan Carlos Villanueva), superviviente de Auschwitz. En esta entrevista la periodista le pone sobre la mesa a Rossell todos los informes y los datos que posee sobre las visitas de este a los campos de concentración, visitas que no coinciden con la realidad que allí sucedía según el ex oficial. En esta conversación el texto invita a reflexionar sobre todas aquellas instituciones y cargos que eran conscientes del genocidio y miraron hacia otro lado.

Bajo las directrices de Manuel Martín Cuenca, el elenco lleva al escenario una obra basada en un libro de Claude Lanzmann, Un vivant qui passe. Sin duda un tema tratado con una total sobriedad, delicadeza y elegancia, sin caer en los tópicos respecto a la temática que se trata. Una representación perfecta para concienciar a las nuevas generaciones de que a pesar de estar ya en otro siglo, se puede seguir mirando hacia otro lado y esto puede llegar a ser muy peligroso.

Personalmente, hacía tiempo que no disfrutaba tanto de una obra hasta el punto de no querer que esta llegase al fin. Me dejé llevar por la conversación, por la escenografía; y por un momento me sentí parte del Hotel Roma en Turín donde tenía lugar la acción, desde el minuto uno me envolví en ese sonido de lluvia de fondo, y en esa puesta en escena a un nivel cinematográfico.

Puede que estemos ante una de las obras más importantes de la temporada de las Naves del Español. Aunque tengo que reconocer que aún no me ha defraudado estas salas.

 

← Volver a Un hombre de paso