Todo lo que necesitas para ir al teatro

Fuga de cuerpos

Fuga de cuerpos podría definirse como una comedia romántica que no hace ninguna gracia. Igual que una casete (se trata de una historia generacional), posee dos caras: A, el punto de vista de ella; B, el de él. El anverso de la fuga de cerebros es el “precariado” emocional, la promiscuidad como huida hacia delante. El feminismo busca la complicidad de esa risa que, como dijo Baudelaire, rompe y quema los labios, para abordar, en la madrugada, temas como la prostitución, la paternidad responsable y el aborto.


Valoración espectadores
Sé el primero en dejar tu valoración