A la Gloria de Lavapiés

21/11/2017

Una caricia artística que se transforma en un gran abrazo.

Hay personas simpáticas que siempre caen bien por indefensas, bondadosas o inofensivas. Gloria Fuertes es una de ellas, de las que no despiertan rivalidades ni envidias. Aprovechando que el Manzanares pasa por su centenario, nos adentramos en la episodios vitales conscientemente edulcorados de este ser mediatizado que forma parte de nuestro imaginario individual y sociológico.

Con espíritu nada reduccionista se encara la tarea de mostrar su autobiografía con la libertad de una mujer nada femenina en la universalidad de su mensaje. Nos habla de su soledad, de la dignidad ante la pobreza material, del amor enriquecedor y no excluyente y del valor de la cultura en un recorrido por canciones que editorializan toda una época y una sociedad. Gloria Fuertes no se esconde; con la inocencia de un ser que lo va perdiendo todo desde su niñez, identifica sus motores, pocos miedos y muchas convicciones y los comparte con la humildad esencial de una superviviente en territorio bélico mucho después de que nuestra guerra ya hubiera terminado.

Gloria Albalate, cómplice tierna, nos transmite la biografía ocultada de esa persona que, tras apagarse los focos y las pantallas, encendía sus velas y lamparillas personales en homenaje a tantas pérdidas y se adentraba en su universo privado con ilusión y certeza. Nada escapa a este análisis vital: sus amores complementarios, acumulativos y eternos, su vertiente profesional, sus hábitos y su visión sincera del mundo que no eligió. Aquí se canta y se baila… Continuar leyendo en TRAGYCOM.


Todo lo que necesitas para ir al teatro

A la Gloria de Lavapiés

A la Gloria de Lavapiés

A la Gloria de Lavapiés es un monólogo musicado de Gloria Albarate, un elogio a Gloria Fuertes que conmueve por la fuerza de las palabras y el acompañamiento de la música.

SINOPSIS

Gloria Fuertes fue una mujer de tierra, de barrio de barro y de chato de taberna. Fue la suya una infancia donde los niños se morían de hambre y los viejos de pobres. La suya una adolescencia corta que acabó sin madre. Su entrada en la edad adulta un despertar a la guerra.

Por eso escribía, para darle voz a esa miseria de los hombres y las mujeres, a esa miseria de la vida que se lucha y de la que, si se quiere, se puede salir vivo, aunque no ileso. Porque Gloria no fue solo la poeta de los niños. Fue una mujer sola y rasgada, como su voz, que se empeñó en regar la vida con poesía, para hacerla un poco menos dura.

De esa Gloria se hablará, de la que se bebió la vida a borbotones; de la que luchó por buscar la paz a través de sus letras; de la que se fumó los días a cartones; de la que amó a ciencia cierta y sin fronteras; de la que cantó hasta romperse. De esa mujer de barrio que se cargó la vida a la espalda y no paró de llenar cuadernos hasta que no quedó ya nada más que contar.

Fotos

A la Gloria de LavapiésA la Gloria de Lavapiés

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

Sé el primero en dejar tu valoración.

Artículos relacionados