Allende: Memoria del pueblo Chileno

Allende
8/02/2022

Allende es el sexto montaje de la Compañía Laboratorio Teatro, con dirección y puesta en escena de Jessica Walker.

Los montajes de Jessica Walker, a pesar de que tocan temas serios, distan del realismo tal y como lo entendemos. Son montajes donde la metáfora y el simbolismo están siempre presentes. En esta ocasión, Walker coge como metáfora central la música, el lenguaje y la simbología de una sinfónica para explicarnos una parte de la historia que todavía está viva.

La puesta en escena también está llena de simbología y metáforas. Las doce grandes lámparas metálicas que cuelgan del techo simbolizan por un lado las salas de tortura (cuando son golpeadas por los militares), y por el otro, las caceroladas de protesta (cuando son golpeadas por el pueblo). Los zapatos que rodean todo el espacio escénico simbolizan las personas desaparecidas durante la dictadura de Pinochet. También vemos un atril convirtiéndose en un atrio donde algunos protagonistas hacen sus discursos, o en una arma de fuego en manos de los militares. El azulejo de ajedrez puede simbolizar tres cosas, la afición que tenía Allende desde muy joven por este juego, el lugar donde se hacían las partidas (el palacio de la Moneda, residencia de los presidentes chilenos) y el preludio a la caída. El perro que vemos en escena,es Chagual. Hay un chico que lo acaricia, posiblemente es Salvador Allende de joven. Es una imagen que desprende ternura. Es un adiós.

La música es un otra elemento importante en todos los montajes de Jessica Walker. Música en directo. Música popular, urbana y clásica. Escuchamos la voz del pueblo cantando el himno de protesta chileno “El pueblo unido jamás será vencido”,  al cantautor chileno Víctor Jara (asesinato y torturado al poco de la muerte de Allende) cantando uno de sus temas más conocidos “Manifiesto”; y al personaje de Pinochet hablando a ritmo de música urbana.

Como principal fuente de iluminación se utilizan un par de focos manipulados manualmente para crear todo el ambiente necesario a lo largo de la representación. El resultado es realmente impresionante.

La interpretación como siempre brutal. La entrega de todos es impresionante. Impresionante en todos sentidos: interpretación, movimiento y expresión. En los montajes de Jessica Walker hay constantes cambios de vestuario, multitud de personajes a interpretar, coreografías, cambios de atmósfera, mucho movimiento… Muy acertada la caracterización de Allende, y brutal la interpretación de Carlos Martín-Peñasco.

La obra se nos plantea de manera no lineal. Hay saltos en el tiempo, y hay cruces entre personajes.

Allende nos muestra a la persona (padre, esposo e hijo) y al líder popular (al político, al constitucionalista y al revolucionario). «Allende» es la memoria de un pueblo que ha sufrido y sufre las consecuencias de una dictadura.

En escena veréis transitar un montón de personajes. Víctimas y verdugos. Revolucionarios, torturadores, soldados, estudiantes, desaparecidos, las madres de los desaparecidos, intelectuales, dictadores y presidentes.

Escucharéis discursos electorales, cantos de libertad y un fragmento de de la obra poética de Pablo Neruda “Incitación al Nixonicidio y Alabanza de la Revolución Chilena

Veréis situaciones desagradables y dolorosas. Persecuciones, humillaciones y torturas como la llamada “parrillazo”. El llanto de las madres. El clamor del pueblo. Las cifras escalofriantes de las víctimas de la dictadura. La voz de los marginados. Las fotografías de las víctimas.

“Allende” es la voz y la memoria de un país. Es una denuncia y un clamor de libertad. Es un homenaje y un canto por la paz.

“Allende” es Chagual, Mama Rosa, “Chicho”, “Tati”, Hortensia Bussi, Pablo Neruda, Víctor Jara, Nixon, Augusto Pinochet, las madres de los hijos desaparecidos, las víctimas de la dictadura, el clamor de un pueblo pidiendo justicia…

“Allende” es Jessica Walker.

Supongo que queda claro que «Allende» me ha gustado mucho y que sin ningún tipo de duda os la recomiendo.

Me gusta mucho la metodología de Laboratorio Teatro, su estilo, la manera de llevar a escena los temas a tratar. Para mí es traspasar la cortina negra que separa la recepción del teatro, y entrar en un mundo totalmente mágico y fascinante. El espacio tiene algo especial. Es un lugar que a mí personalmente me transmite tranquilidad, a pesar de que sé que lo que veré no será nada pareciendo a una comedia.

Os invito a que vayáis. No os la perdáis.

← Volver a Allende