Todo lo que necesitas para ir al teatro

Billy Elliot, el musical: Emoción, talento y espectacularidad

Billy Elliot, el musical
23/10/2018

Vamos a comenzar por lo más sensato: NO TE PIERDAS POR NADA DEL MUNDO EL MUSICAL DE BILLY ELLIOT. Me declaraba fan absoluto de la película del niño bailarín, pero ahora me hago devoto de su versión musical. Te intento contar porqué en cinco puntos:

1. La increíble partitura de Elton John te hará vibrar de emoción. La composición bebe de la tradición del musical pero la impregna de pop-rock y de su inconmensurable talento para crear melodías, siempre geniales en las baladas. Las canciones fluyen por un excelente libreto y te mantendrán con la emoción a flor de piel y el lagrimal hiperactivo.

2. Fliparás con el enorme talento de los niños del elenco. Se me desencajó la mandíbula con el primer número de Billy y ya no logré ponerla en su sitio después de la coreografía con claqué. ¡Madre de Dios! Bailan de maravilla, cantan de maravilla y tienen un sentido del humor que levanta ovaciones entre la platea.

3. El trasfondo social y político de la obra. El drama que se vivió en Gran Bretaña y en el cuál se enmarca la historia de Billy te conecta con una realidad que no está tan lejana a lo que vivimos en España durante la reciente crisis económica. La tragedia de los obreros es pura verdad, y la verdad, en el teatro y en la vida, va directa al corazón.

4. Una escenografía espectacular. El escenario del Nuevo Alcalá puede convertirse en prácticamente cualquier cosa. ¡Bienvenido a la magia del musical! En un tris-tras aparecerá ante tus ojos una casa, una mina, un centro social… o la misma Reina de Inglaterra bailando con Freddie Mercury. ¡Factura de 10!

5. Números que ya son un clásico del musical. No quiero desvelarte nada, sería muy cruel. Solo diré que el espectáculo tiene números corales épicos, otros para reír sin parar (¡Expressing Yourself!) y unos cuantos para pegarte un hartón de llorar. Y EL GRAN NÚMERO, el que por su potencia estética ya es un clásico del teatro musical.

Ves a comprobarlo por ti mismo. Este musical te hará volar.

← Volver a Billy Elliot, el musical