Don Gil de Alcalá: Modernización acertadísima de una ópera española

Don Gil de Alcalá
10/05/2022

A lo largo del mes de Mayo, el Teatro de la Zarzuela de Madrid abre sus puertas con una oferta inigualable: Don Gil de Alcalá. Una de las pocas óperas españolas (esto crea cierta controversia, porque algunos la consideran zarzuela. En mi opinión tiene muchos mas elementos de ópera que de zarzuela, es verdad que está a medio camino entre ambos géneros, pero, para mi, se inclina algo mas hacia la ópera).

Manuel Penella creó una historia de pillos y enredos y la coronó con una partitura fresca, ágil, popular y, en algunos fragmentos, extremadamente bella. Se desmarcó de la zarzuela haciendo uso de los recitativos entre arias y eliminando todo texto hablado.

Y ya hablando de esta función en particular dirigida musicalmente por Lucas Macías, no puedo por mas que felicitar al director de escena Emilio Sagi por este montaje tan vivo, y moderno de una pieza ciertamente antigua.

Llamó poderosamente mi atención como el director de escena decidió eliminar un fragmento de una de las arias de amor en la que Don Gil le pide un beso a Niña Estrella y esta declina dárselo argumentando que «besarse así es un pecado». Pregunté a la salida al tenor Celso Albelo por el porqué de dicho recorte y me contó que habían hecho un montaje moderno lleno de besos y no tenía sentido ese fragmento tras haberse besado ya, así que lo suprimieron.

Todo respira amor, desparpajo y sinvergonzonería. Con un decorado minimalista y eficaz muy alejado de los convencionalismos de la zarzuela, vemos a los cantantes moverse con soltura al tiempo que interpretan con maestría y esquisitez la partitura de Penella. Especial mención al tenor Celso Albelo como Don Gil y a la soprano Sabina Puértolas como Niña Estrella.

En definitiva es esta una apuesta de extraordinaria calidad del Teatro de la Zarzuela que nadie se debería perder.

← Volver a Don Gil de Alcalá