Todo lo que necesitas para ir al teatro

El ciclista utópico: El punto y la ‘i’

El ciclista utópico
9/04/2021

El ciclista utópico me recordó a una comedia burlesca, pero actualizada a nuestros tiempos, aunque en algunos instantes, como en los que Fran Perea nos desvela sus pensamientos y lo hace en un monólogo, me parecía que escuchaba recitar como antaño y era una sensación muy bonita y nostálgica. Fernando Soto es el contrapunto perfecto a Fran Perea, es el punto sobre la ‘i’. Fran y Fernando se complementan a las mil maravillas y, aunque al principio no sabes por dónde va a ir la historia, esta será un constante tira y afloja de diálogos, de formas de ver la vida e incluso de soñar. Es una obra sobre la amistad atípica o no, sobre las personas que llegan a tu vida, sin esperarlo, pero sobre todo, es una lucha de titanes sobre el escenario. No sabría decir quién de los dos me ha gustado más, si Fran o Fernando, pero se nota que han trabajado y mucho los matices de cada personaje y se siente que están cómodos trabajando uno junto al otro y esta química explosiva se nota. Otra de las cosas que destacaría son los giros en la trama y en la frescura y agilidad de un texto que es como un ciclista pedaleando y subiendo y bajando montañas y cuestas. Es una obra perfecta para darte cuenta de muchas cosas que tienen que ver con las relaciones humanas y las amistades peculiares. Me lo he pasado maravillosamente y me he divertido con El ciclista utópico, aunque también he tenido tiempo de reflexionar después de verla.

← Volver a El ciclista utópico