Todo lo que necesitas para ir al teatro

El funambulista: Vértigo creativo

Compartir opinión
Muy recomendable
Una opinión de Alba Trueba
Alba Trueba
El funambulista
9/05/2019

‘El funambulista’ de Jean Genet, que ya plantea muchas lecturas per se, adaptado a dos manos al lenguaje (meta)teatral por Jorge Navarro de Lemus y Lucía Díaz-Tejeiro, resulta simplemente brillante. La poesía frente a la narrativa. La belleza frente a la crudeza. Espejos situados unos en frente de otros que resultan, frente a la luz, deslumbrantes.

Después de la caída, queda el vacío y en ese vacío navega ‘El funambulista’ hasta el momento en que todo se desvanece cuando se estrella contra el suelo.

Diego Cabarcos, Xoán Fórneas y Alejandro Jato deambulan en la cuerda floja maravillosamente como una sola alma, ayudados por ese hilo conductor marcado por el vestuario de Josemi Laspalas y mérito de la dirección de la misma Díaz-Tejeiro.

La iluminación de Ana Barceló y el espacio sonoro – casi ensordecedor y a veces reconfortante – de Fernando Monedero coadyuvan a la conformación de una armonía perfecta en la que una palabra no es menos importante que la anterior. De hecho, el texto está perfectamente imbricado de forma que ninguna palabra sobra ni falta.

Una obra en construcción que, sin duda, merece la pena respirar por su poesía y por su narrativa.

← Volver a El funambulista