Todo lo que necesitas para ir al teatro

El grito: El grito de la sociedad femenina

El grito
11/03/2021

Esta historia basada en hechos reales, nos narra la historia de Ayna,  dejando en el espíritu del espectador un sabor sumamente dulce entremezclado con una profunda reflexión acerca de esta nuestra sociedad y de los obstáculos que, la misma, interpone cada día a muchas mujeres.

En mi opinión, un texto bien llevado a cada punto vital para la comprensión y desenlace de la representación con unos tiempos y unos cambios que evocan una sorpresa y una atención constante por parte del público, impulsados por la presencia actoral, la cual, me pareció de admirar en determinados puntos álgidos de la historia; realizando un paso en el tiempo y en la trama en escasos segundos, denotando gran profesionalidad, un manejo de recursos interpretativos bastante buenos y una gran dirección. Una historia en la que se ensalza la verdad por encima de todo y la presión por demostrarla. Una puesta en escena simple (pues no se requiere una gran escenografía para contar una gran historia) con un juego de luces que arropa en todo momento la situación de escena y sus cambios.

Destacar al personaje de Patricia , el cual, me pareció la viva imagen de la fortaleza en tercera persona, el valor por perseguir una causa que muchos hubieran dado por perdida y los principios de su persona por encima de todo, actuación impecable. Y por otro lado, a la madre de la protagonista, destacando una actuación sobresaliente con un manejo corporal desde el inicio de la obra impecable que, la actriz, va modificando en pequeñas dosis, que aún así son sumamente notables, dando un desarrollo y una evolución al personaje digno de aplaudir sobre todo de cara al final.

En términos generales, una representación dirigida por Adriana Roffi muy personal, muy íntima y con una fuerza que decaía ligeramente con la aparición del personaje de Rubén. Un acierto la apuesta del Fernán Gómez con esta rompedora historia, en la que hace entrever cuanto camino queda por recorrer de cara al futuro de las mujeres de ayer y de hoy. Pues, el mundo está lleno de Aynas que de un grito liberarían su verdad esperando ser respaldadas y creídas en primera instancia.

BRAVO.

«El tiempo a veces es de acero y a veces de lana…»

 

← Volver a El grito