El peso de un cuerpo: Cuando una persona llena de vida se convierte tan solo en un cuerpo

El peso de un cuerpo → Teatro Valle Inclán (Centro Dramático Nacional)
1/06/2022

«No me habría imaginado nunca deseando la muerte a alguien, menos aún a mi padre»

Cuando alguien querido deja de ser la persona que era, desear que todo se acabe puede ser un acto de amor.

Cuando alguien vive un proceso de deterioro físico y mental sea a consecuencia de un ictus como el padre de la protagonista, o por un cáncer incurable, como fue el caso de mi padre, y ver que se convierte en un ser totalmente dependiente, es una de las cosas más tristes que me ha tocado vivir. Desear que todo se acabara, fue lo más doloroso que he deseado en la vida.

«Llego al límite de mis fuerzas, padre. Tu vida no es vivible. Mi vida no es vivible»

¿Qué sentido tiene mantener en vida un cuerpo de alguien que ha perdido todas las facultades que nos hace humanos?

El peso de un cuerpo no nos habla de la enfermedad, sino de todo aquello que la rodea. Los procesos psicológicos (similares en las etapas del luto), la conciencia, la incertidumbre, el desconocimiento, la aceptación. El entorno, los problemas económicos, sociales, laborales y familiares. Las barreras arquitectónicas urbanísticas, como por ejemplo vivir en un quinto piso sin ascensor. Los precios abusivos. El negocio de las residencias privadas, la sanidad (pública y privada), los tratamientos alternativos. La fe. La negociación con Dios, las promesas, los cambios de hábitos,… en definitiva, todo lo que haga falta para encontrar una solución a pesar de saber la imposibilidad de cambiar la realidad.

Un espectáculo multidisciplinario que combina texto, música en directo y proyecciones.

← Volver a El peso de un cuerpo