Todo lo que necesitas para ir al teatro

Eva contra Eva: Eva redimida

Eva contra Eva
28/11/2021

En esta revisión, a mi parecer, algo lenta e irregular del clásico cinematográfico Eva al desnudo (1950) de Joseph L. Mankiewitz, la gran Ana Belén da vida al personaje que ya encarnó Bette Davis mientras que Mel Salvatierra hace lo propio con el personaje de Anne Baxter. Sin embargo, a diferencia de aquella, en esta versión, imbuida de un claro y necesario toque feminista (acorde a los tiempos que vivimos), se elimina el carácter sibilino y ambicioso que caracterizaba al personaje de Baxter. Ya no se necesita ese duelo de titanes sino que la interpretación que nos ofrece la obra es la de que a veces nosotros mismos podemos acabar siendo nuestros peores enemigos, como ya demostró Darren Aronosfsky en su aterrador e inquietante Cisne negro (2011). La obra juega con las dobles lecturas, adentrándonos en la mente atormentada de una artista veterana que se niega a soltar el cetro de diva, tal y como le sucedía a Norma Desmond (Gloria Swanson) en El crepúsculo de los dioses (1950) o a Bette Davis (otra vez más) en ¿Qué fue de Baby Jane? (1962), sin comprender que en esta vida, como me gusta decir, somos únicos e irrepetibles, pero no imprescindibles. Un hecho irreversible para todos los seres humanos es que envejecemos, pero ¿qué sucede cuando nos negamos a aceptar dicho proceso natural? El edadismo, mucho más acuciante en el mundo femenino, es una realidad incuestionable contra la que han protestado alguna actrices, que han visto mermado su trabajo ante la falta de papeles a partir de una determinada edad. Rarísima vez se anuncian cremas antiarrugas para hombres; casi siempre van dirigidas a ellas. Volviendo a la obra que nos ocupa, a pesar de algunos diálogos iniciales que ralentizan el ritmo de la representación haciendo que pierda fuerza, esta logra remontar en su tramo final redimiendo y reconciliando a dos mujeres tan distintas como iguales. No es la primera vez que Eva al desnudo sufre una relectura. Piénsese, por ejemplo, en la película Viaje a Sils Maria (2014) de Olivier Assayas, que os animo a ver. La fama y la resistencia a envejecer para dejar paso a las nuevas generaciones son dos de los temas de esta pieza que reflexiona además sobre el papel de las actrices y la tenue frontera que separa a veces la ficción de la realidad.

← Volver a Eva contra Eva