Todo lo que necesitas para ir al teatro

Golfa: Lo que cuentan las palabras

Golfa
26/11/2021

Me gusta que el teatro me remueva, que no me haga sentir cómoda, que me haga pensar y no me ponga las cosas fáciles.
Cuando voy a ver una obra, me gusta dejarme los problemas en la puerta y sentarme en la butaca con mi cabeza puesta en la función, pero llega Golfa y pone a mi cerebro a pensar, a plantearme dilemas y a lanzarme preguntas sin anestesia.
Golfa es una obra que habla de lo importante que es educar, del poder de las palabras, de los gestos, etc.
La función se mueve entre nuevas formas de narración y es muy visual, tal y como es la vida hoy en día.
Me gusta cómo se van presentando los personajes y cómo toman la palabra en el instante preciso.
En muchas ocasiones no hacen falta las palabras, puesto que sólo con ver la actitud de una persona te das cuenta de cómo puede ser, pero ¿eso es prejuzgar?
Me gustó cómo me hizo plantearme todos los temas que saca a colación.
No os quiero contar muchas cosas más, a pesar de que tengo la sensación de que me estoy quedando corta, pero es de esas obras que necesitáis ver y no leer en una humilde opinión.
Una vez finalizada deja un poso en tu cabeza y todas esas ideas que plantea van creciendo en tu mente.
Las actuaciones son hipnóticas, sobre todo la de Ana Varela, que hace de Amanda. Ella es de esos personajes que, siendo protagonista, se mantiene en un segundo plano pero tiene muchas cosas que decir, sólo que sabe en qué instante debe hablar y sorprender al espectador. Ella y sus razonamientos y sus miradas se comen el escenario.
Fran Cantos, Mercedes Borges y Ninton Sánchez acompañaron a Ana Varela y depende de la escena la hacen sentirse mal, bien o la empoderan. Todos ellos forman una sinergia bonita sobre el escenario (aunque no lo parezca).

 

← Volver a Golfa