Todo lo que necesitas para ir al teatro

Invencible: Confrontación de clases

Invencible
3/12/2019

En un primer momento lo que encontré más atractivo de Invencible fué el reparto más que solvente, y la posibilidad de ver a la gran Maribel Verdú en escena. Después de ver a la actriz en decenas de películas tenía ganas de desvirtualizarla. La sorpresa llegó cuando comenzó esta comedia inglesa en el Teatro Cofidis-Alcázar: pese a ser ‘comercial’ y estar dirigida a un público generalista, trata un tema tan poco habitual en las comedias de la Gran  Vía como las diferencias y las luchas de clase.

La obra de Torben Betts refleja la realidad de nuesto mal llamado primer mundo, donde se entremezclan personas ‘de barrio’, culturalmente bajas, con ciertos recursos económicos, junto con gente bien educada y de clase medio-alta, que tenían buenos trabajos y sueldos altos, pero que la crisis los ha  mandado de un sopapo a la precariedad. El texto tiene diálogos afilados y pone en entredicho los tics y vicios de las clases bienestantes. Confronta el elitismo y la sofisticación de aquellos que por poseer muchos conocimientos miran por encima del hombro a quienes no han tenido el privilegio de  recibir la misma educación, y por ello les ven como la encarnación de la simplicidad más grosera. Las situaciones que se provocan son cachondas, y tras la risa (la obra no es de carcajada) queda el poso de la incomodidad: nadie sale bien parado en esta batalla sin buenos ni malos.

A la contra se le pueden achacar fragmentos escritos con brocha gorda, personajes sin mucho arco dramático e informaciones que se omiten (como un trauma no resuelto) que pueden provocar la pérdida de interés de algún espectador. Pero sin duda, en Invencible pasarás un buen rato y disfrutarás de las interpretaciones de Maribel Verdú, Pilar Castro, Jorge Bosch y Jorge Calvo.

← Volver a Invencible