Una opinión de Juan Mairena
Juan Mairena

Jauría

Jauría

7/03/2019

Port Arthur / Jauría

Muy interesante la propuesta que hace Teatro Kamikaze con este programa doble que ojalá se mantenga en el futuro con obras que tengan algún nexo en común. En este caso, se trata de dos obras de teatro documento, Port Arthur y Jauría, basadas, por un lado, en las transcripciones literales de las grabaciones realizadas en el interrogatorio al acusado por la masacre de Port Arthur (Australia), en 1996, y por otro lado, en las del juicio de la Manada (España), en 2017. Otro nexo en común de este programa doble es Jordi Casanovas (autor de Ruz-Cánovas), responsable de la dramaturgia y habitual del Teatro Kamikaze -el teatro se inauguró con su obra Idiota-, quien ha sabido extraer y dar forma a estas transcripciones, de manera más eficaz en el caso de Jauría, donde juega con las declaraciones de jueces, acusados y víctima, para crear un espectáculo dinámico e ideal para la escena. Y el último nexo es la estupenda escenografía de Alessio Meloni, habitual también en Kamikaze y uno de los mejores escenógrafos del teatro español de esta década.

Port Arthur está dirigida con sobriedad y mirada cinematográfica por David Serrano (Billy Elliot, Hoy no me puedo levantar). Interesante propuesta que recuerda a la serie Mindhunter de Joe Penhall o a cualquier thriller de asesinos seriales donde la tensión se mantiene hasta el final. Jauría está dirigida con maestría por MIguel del Arco, que es capaz de mezclar una atmósfera asfixiante con un espectáculo mediático a ritmo de cabaret. Tal vez por ello, Jauría es la obra más destacada de este programa doble, quizás también por la cercanía de los hechos y la fuerza interpretativa de un excelente elenco, en el que destacan Fran Cantos y María Hervás, aunque todos están magníficos en su doble papel de jueces y acusados. Las dos obras se pueden ver por separado, pero es mucho más interesante verlas juntas y, si es posible, el mismo día.

 


Todo lo que necesitas para ir al teatro

Jauría

Jauría

En Jauría de Jordi Casanovas la dramaturgia se construye a partir de las transcripciones del juicio realizado a La Manada, construido con fragmentos de las declaraciones de acusados y denunciante publicadas en varios medios de comunicación.

Sinopsis

Una ficción documental a partir de un material muy real, demasiado real, que nos permite viajar dentro de la mente de víctima y victimarios. Un juicio en el que la denunciante es obligada a dar más detalles de su intimidad personal que los denunciados. Un caso que remueve de nuevo el concepto de masculinidad y su relación con el sexo de nuestra sociedad. Un juicio que marca un antes y un después.

Fotos + fotos

JauríaJauríaJauríaJauríaJauría

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

  • Socorro Martínez rios
    12345

    Obra que no te deja indiferente. Maravilloso y duro trabajo de los actores que les imprimen la suficiente realidad para que te genere una lucha de sensaciones internas. Abrazo final de los actores que te hace sentir pequeñito ante el inmenso trabajo de sentimientos y trabajo interno.
    Nudo en el estómago.
    La volveré a ver seguro.

    10/03/2019
  • Arturo
    12345

    Un debate y no una obra de teatro

    Eso es lo que me encontré cuando fui a ver esta obra de docuteatro, un género que personalmente no conocía.

    Entiendo la necesidad de utilizar las transcripciones del juicio e interrogatorios del proceso de «la manada» como textos para evitar manipulaciones subjetivas que puedan adulterar el tema de fondo. No obstante esto hace que la obra carezca de la teatralidad y drama que el teatro exige.

    Personalmente esperaba una mayor tensión, angustia y drama que el que experimenté teniendo en cuenta el tema que trata. De igual forma los personajes no dejan al espectador formar su propia opinión se les dan ya mascados quienes son los malos, sevillanos violadores totalmente estereotipados y quienes la buena, joven víctima de una violación en grupo. Algo que no sale de las transcripciones, sino de la dirección artística de los personajes y de la interpretación de los actores, de las cuales sólo destacaré la de la protagonista María Hervás que fue la única que me hizo temblar.

    Es muy difícil acercarte a un ejercicio de este tipo, que trata una historia tan conocida, tratada en los medios y que ha generado tanta alarma y debate público, con una mente objetiva y libre de prejuicios. Esto mismo le escuché al director de la obra Miguel del Arco en una entrevista en el programa de “a vivir Madrid” de la Cadena Ser. Y es esto precisamente lo que siento con esta obra, me llevé la impresión de que estaba escrita más para el debate posterior y que este mismo debate sólo podía tener una dirección.

    21/04/2019

Artículos relacionados