Todo lo que necesitas para ir al teatro

Julieta & Ofelia, suicidas de toda la vida: Dos suicidas poniendo los puntos sobre las «íes» al teatro machirulo.

Julieta & Ofelia, suicidas de toda la vida
28/05/2018

Me ha encantado el arrojo para decir “¡Estamos hasta el coño!” de estas dos muertitas que son Julieta y Ofelia. Dos mujeres a las que se las suicidan cada dos por tres, cuando lo que a ellas les pasa es que no se pueden aguantar las ganas de vivir lo que no las dejaron -¡las historias siempre se pintan con el tufo machirulo dominándolo todo!- Ni son tan bobas, ni tan mojigatas, ¡ah! Ni tan rechonchas… y, desde el limbo al que están condenadas por suicidas y teatreras, lo chillan en plan alegato feminista.

Un texto de Julio Rojas, nacido de un taller supervisado por María Velasco y Alberto Conejero, cañero, lleno de referencias shakesperianas y actuales, ocurrente, cínico, de esquinazos lacerantes y con un punto mamarracho que a mí me pone.

La puesta en escena dirigida por Aarón Lobato resulta desnhibida, oscura, despechada, polisexual y de ritmo incesante, manteniéndonos enganchados a esta mezcla de disciplinas que fluyen a lo largo de la función. En este limbo el cuerpo, la palabra y la danza se trenzan para contarnos las historias truncadas de estas dos mujeres, interpretada por los propios Julio Rojas y Aarón Lobato.

Vi toques de los Malditos, de Chevi Muraday, del travestismo isabelino que hacía que los papeles femeninos fueran interpretados también por hombres, salpicado de gotitas Pandurianas, por algo la función está dedicada al desaparecido director esloveno, que así mezclado, hicieron que me lo gozase bien gustoso.

¡Yo hubiera echado un ratito más con estas Julieta y Ofelia en la morgue!

← Volver a Julieta & Ofelia, suicidas de toda la vida