Todo lo que necesitas para ir al teatro

Las brujas de Salem: ¡¡Imperdible!!

Las brujas de Salem
22/02/2017

Nos encontramos ante una propuesta potente, Lima escoge este texto para hablar del uso del miedo como instrumento político de control a la población, algo de lo que podemos sacar una lectura actual. Decide mantener el texto sin apenas recortes y eliminando apenas unos pocos personajes. Le sale un montaje largo, pero nada pesado, lo increíblemente bien que está construido el texto, la dramática progresión de los hechos y el trabajo que tienen muchos actores hacen que no te quieras perder ni un segundo. A este Montaje le sobra fuerza por todos los lados.
Andrés Lima quiere apostar por un montaje más coral en su versión de «Las Brujas de Salem», en muchas escenas todos los actores se quedan en escena observando las escenas que suceden, supongo que para simbolizar la vigilancia de costumbres que los habitantes del pueblo se hacían unos a otros. Sin embargo esa apuesta ha sido un quiero pero no llego, realmente no se ve un completo trabajo de coro, sino que hay escenas individuales al uso y algunas de ellas tiene una presencia de coro. Así esa propuesta coral (con la que la obra ganaría un montón) se queda en un sí pero no, ni lo uno ni lo otro.

Ahora sí, sobre los actores el reparto es muy desigual y la balanza se inclina a favor de las actrices. Nausiacaa Bonnín se come la escena cada vez que entra, está tan llena de fuerza y de violencia (como marca su personaje), pone en escena la verdadera esencia de Abigail. Nora Navas dibuja una Elizabeth Proctor auténtica sin victimismos ni ñoñerías. Y finalmente Anna Moliner es una delicia verla en el papel de Mary Warren, traza tan bien la dicotomía que vive el personaje, expresa tan bien el miedo, esta actriz va a hacer grandes cosas. A los chicos les veo demasiado gritones, mucho ruido y pocas nueces en Borja Espinosa para el papel de Proctor y Lluís Homar, es más comedido, más auténtico pero muy gritón de todos modos. Aun así la función no se cae en ningún momento, esta sostenida por una dirección bien encaminada y una propuesta de puesta en escena muy muy acertada, las paredes de la escena estrechándose, cerrando el espacio, agobiando son un perfecto símbolo.

Es un montaje que merece ser visto.

← Volver a Las brujas de Salem