Todo lo que necesitas para ir al teatro

Microclásicos: Los Miserables: La increíble adaptación de Victor Hugo se mantiene en el Teatro Victoria

A partir de 12,00€
Comprar Entradas
Microclásicos: Los Miserables → Teatro Victoria
23/04/2018

Siete temporadas ininterrumpidas de la adaptación de la mayor obra del francés Victor Hugo.

La directora Paloma Mejía (quien da su nombre a la compañía) encabeza la trepidante historia de la Francia del siglo XIX. Conocemos sin reparo alguno la historia, pero nunca la hemos visto de esta manera. El protagonismo de Guillermo Muñoz (Jean Valjean) desde el minuto uno de actuación, toma tus sentidos, manejando los mismos hasta la entrada de todas las historias de estos «miserables»; acompañado de una brillante «Fantine» (Silvia García) que continuará su puesta en escena con el personaje de «Cosette» denotando una gran capacidad de concentración a la hora de cambiar de rol teatral.

Caben destacar las actuaciones de los «Thénardier» (Lola Catalá y Reinier Reyes) entonando una complicada puesta en escena y haciendo que el público tenga un respiro dentro del dramatismo de la obra (sobretodo en el pequeño descanso entre actos). Además de la colaboración de pequeñas actrices que dan vida a Éponine; otorgando una facilidad interpretativa difícil de creer para su temprana edad.

Maravillosa en todos los sentidos; atractiva visualmente, adictiva e intrigante. Una puesta en escena brillante con una utilización del pequeño espacio escénico de la sala sumamente profesional. No puedes despegar tus ojos de la escena y sientes los cañones de las barricadas en lo más profundo de tu corazón, gracias a un increíble David Cebolla cómo líder de la revolución (Enjolras), entrando de forma increíble en el sentimiento tan profundo que encierra la batalla revolucionaria.

Sobresaliente para el conjunto en general de la obra. Sin palabras. El trabajo es sumamente palpable en cada escena y, aunque sin muchos recursos escénicos en lo que refiere a atrezzo, los actores los hacen partícipes a cada gesto.

¡A las barricadas!

← Volver a Microclásicos: Los Miserables