La magia de Matilda y del teatro

Matilda, el musical

A partir de 23,00€
Comprar Entradas
Matilda, el musical → Teatro Nuevo Alcalá
24/09/2022

¿Quién no conoce la novela de Matilda de Roald Dahl? Creo que nadie o casi nadie podría levantar la mano en modo afirmativo como contestación a esta pregunta.

Pues tengo el privilegio de contaros que Matilda ha viajado a Madrid desde las páginas de su libro para presentarse en carne y hueso ante un Nuevo Teatro Alcalá repleto de espectadores, entre los que me siento afortunadísima de estar.

Matilda, el musical producido por SOM Produce y bajo la dirección de David Serrano, es una obra digna de todos los premios que se le han adjudicado hasta el día de hoy, y solo puedes entenderlo al cien por cien cuando estás sentado en tu butaca disfrutando del espectáculo porque desde que te sientas hasta que la obra se acaba te deja completamente boquiabierto.

Al entrar al teatro te deslumbra un escenario lleno de libros y de color y, eso créeme, solo es la presentación. El escenario cobra vida y la puesta en escena no puede ser más impresionante, creo que de las mejores que he visto. Todo ello acompañado de Matilda y el maravilloso elenco de niños y no tan niños que la acompañan, que cantan, bailan, y realizan cada uno de los actos a la perfección; entre ellos personajes como la malvada directora Trunchbull, la profesora Honey, la mejor amiga de Matilda, Amanda Thripp, el niño Bruce, el padre de Matilda… Y escenas tan míticas como la directora Trunchbull haciendo volar a la niña de las trenzas, la escena de los columpios, Bruce comiéndose la tarta de chocolate, te hace viajar a un mundo que ya conocías y creías haber olvidado.

El musical de Matilda no puede ser más mágico; te hace disfrutar y recordar la inocencia, la imaginación, los valores, la revindicación ante injusticias, la valentía, los deseos e ilusiones de niños a adultos y de adultos a niños.

Opino que es una obra de diez, apta para todos los públicos y 100% recomendable, que nadie debería perderse. Estoy segura que el mismísimo Roald Dahl, allá donde esté, se sentirá orgulloso y seguirá aplaudiendo cada una de sus representaciones.

 

 

 

← Volver a Matilda, el musical

¡Enlace copiado!