Todo lo que necesitas para ir al teatro

Pascal Rambert: Ensayo: Actores Excepcionales

Pascal Rambert: Ensayo
23/09/2017

Ensayo es una obra que ola odias o la amas, no hay término medio. Está construida así. No es una obra para que cualquiera la vea, hay que tener mucho aguante. Es un texto denso, muy abstracto, no es para todos los públicos. Para mí, Rambert hace un texto más para ser leído que para ser representado. Es una cosa inabarcable. Rambert cae en el «Quien Mucho Abarca poco Aprieta». Habla de mil temas y apenas se centra en ninguno, al final el texto es un batiburrillo de temas que quieren girar alrededor del conflicto pero que no tienen nada que ver con él. Además el conflicto de estos cuatro personajes realmente es débil y ya muy visto, que podría parecer muy moderno hace unos años pero que ya no. El conflicto de los celos, la capacidad de amar a dos o varias personas a la vez es muy pequeño en comparación a la magnitud de la obra, así el conflicto no sostiene la obra y por eso se hablan de mil cosas más, tengan o no tengan que ver.

Es una obra sostenida únicamente por los actores. Eso sí, ¡vaya actorazos! menos mal que Fernanda Orazi, María Morales, Jesús Noguero e Israel Elejalde tienen una capacidad de expresión, una magia y un trabajazo por encima del común de los mortales. Sin estos cuatro actores la obra sería una cosa imposible de ver. Fernanda se expresa maravillosamente, cambia, varía en su actitud logrando sostener un texto difícil. Fernanda se ha puesto en situaciones como actriz en las que nunca se había visto y sale indemne de este reto actoral. De María me quedo con su encanto, su mirada, ese momento sobre las manos tan hermoso. De Jesús me llevo su fuerza y su capacidad de mantener el texto y de Israel me quedo el momentazo de la música con Fernanda, lleno de encanto y del dolor de dos personas rotas.

Sin embargo aún haciendo todo lo que estuvo en sus manos estos cuatro actores (que mejores que ellos no hay), no consiguen sostener un texto que no se sostiene solo. Un conflicto débil, la querencia de hablar de mil cosas y de ninguna, la falta de acción, de dirección y de movimiento hacen que el texto caiga por su propio peso. Sinceramente es un texto que no entendí y no me dijo nada. Eso sí si buscas ver a cuatro actores haciendo un trabajo titánico, este es tu lugar. Lo que hacen no está en los escritos.

← Volver a Pascal Rambert: Ensayo