Todo lo que necesitas para ir al teatro

Pascal Rambert: Ensayo: Cuando lo mas íntimo se convierte en universal. ¡Maravillosa!

Pascal Rambert: Ensayo
13/09/2017

Un ensayo es la puesta en práctica para poder perfeccionar la ejecución o para determinar si algo funciona o resulta como se desea. Aunque en esta obra el sentido de provisionalidad, de experimentación, está presente desde antes del comienzo, es una ficción. Bajo el pretexto de un inocente ensayo en una sala operativa, subyacen todos los conflictos cruzados entre los cuatro protagonistas: el amor, la comunicación, la pasión y su corporalidad, la palabra y sus atavismos, las estructuras como esqueleto del mundo, etc.

Todo el universo cabe en estos cuatro pseudo-monólogos. Los actores se desenvuelven en un espacio acotado por la incapacidad de actuación, por los límites de la palabra ajena. El escenario, bajo una inmisericorde iluminación sin sombras, se basa en dos colores; el vestuario, también. Los toques alejados del blanco y del negro son limitados, al igual que los momentos musicales de ruptura dramática, como eje de simetría de una tensión evidente.

Los actores-personajes, cada uno con su lenguaje y su técnica, alimentan la presión interior hasta que, con la técnica del pensamiento relacionado en cadena, estallan en una verbacidad plena de sentido que sirve para caracterizar a los demás en una presencia ausente. Con los elementos de la escritura automática de algunos “-ismos”, se abandonan a la pasión desbordada de vidas y sentimientos sin control, reflexionando sobre su papel en ese mundo limitado, sobre el pasado y las heridas del presente, sobre el tabú convencional conjurado contra la libertad, sobre todos los errores y pecados de las convenciones no asumidas, sobre el amor y el deseo manifestados y no satisfechos. Todo, como en una erupción peleana, salta por los aires y destruye la belleza de un cono perfecto.

Fernanda, María, Jesús e Israel , apasionados y vivos, dulces y vehementes, con una vida interior real, se enfrentan a sus fantasmas personales y extraen, como en un parto doloroso, una génesis nueva tras exhibir su desnudez esencial de seres atormentados por la incomunicación y la insatisfacción. El Pavón Teatro Kamikaze sigue apostando por propuestas de calidad, alejándose de caminos trillados por un comercialismo fácil…..   Continuar leyendo en TRAGYCOM.

← Volver a Pascal Rambert: Ensayo