Perra de Nadie

27/07/2018

Ternura y feminidad

Lili, uno de los personajes más tiernos de Marta Carrasco, aparece en escena justo al principio, con una sonrisa en los labios y el Both SidesNow, de Joni Mitchell, de música de fondo. Empieza a subir por platea, repartiendo caricias, abrazos y besos. A pesar de sus limitaciones físicas y sus deformidades es un personaje que contagia alegría, con una ternura que sale de muy adentro, ya no del personaje sino del artista. Y así, con este momento de pura magia y con el público en el bolsillo empieza Perra de nadie, un espectáculo que es compendio, resumen y legado, todo a la vez.

Cómo en otros espectáculos de la bailarina y coreógrafa, los números se suceden sin un vínculo argumental o temático, sino más bien por un vínculo estético o por sensaciones e impulsos. En este caso, también hay un muestrario de personajes femeninos que tienen en común su valor para luchar contra la opresión y las injusticias. Así, Carrasco se pone en la piel de mujeres a las que un corsé, un vestido estrecho, una venda en el rostro o una tela no son suficientes para tenerlas sometidas o calladas. Son personajes que se rebelan, que no se conforman, que no son ni quieren ser perras de nadie. En definitiva, un espectáculo que quizás no tendrá el nivel técnico de otros pero que emociona y convence… cómo siempre.


Todo lo que necesitas para ir al teatro

Perra de Nadie

Perra de Nadie

Marta Carrasco presenta por primera vez en Madrid, gracias al Circuito de la Red de Teatros Alternativos y de Territorio Danza, Perra de Nadie, una pieza que ha recibido numerosos reconocimientos, como el Premio TeatreBarcelona 2018 al Mejor Espectáculo de Danza.

Sinopsis

Hace veinte años, que los alquimistas habitan el mundo singular. Aquí y ahora, Lili está sola, como lo estaba hace veinte años, en otros lugares como Violeta y Claudel. Lili es una perra, porque perra se nace, no se hace. Y es Perra de Nadie.

Tan sólo, quien es nadie y de nadie, puede llegar hasta el fondo de su intimidad, donde juegan a la gallinita ciega, baila y exponen todas sus intimidades. La tuya y la suya también.

Puede que alguien advierta, y con razón, que la perra, es uno de los primeros animales domésticos, que era muy útil para cazar. Y pensemos, hoy en día, no existen perras de nadie. Porque una perra, si es “de nadie”, no sirve para nada, ni para nadie. Pues sí que existen y son imprescindibles en sus inutilidades… ¡Muy pronto sabréis por qué!

Allí, en lo más profundo, de cada uno de vosotros, en ese submundo de desprotección, de la locura, de la ternura y la pura fragilidad, habitan Lili y sus vigilantes de la noche.

La Perra de Nadie, dormidas y latentes, estan en nuestro mundo dónde brotan sus entrañables inmensidades. Despertemos juntos a Lili del submundo, ¡si es que os atrevéis a descubrirla!

Valoración colaboradores


Valoración espectadores

Sé el primero en dejar tu valoración