Todo lo que necesitas para ir al teatro

Sueños y visiones de Rodrigo Rato: Vean la de Rato antes de que sea tarde

Sueños y visiones de Rodrigo Rato
27/10/2020

He visto esta obra tres veces. Bien podría verla una cuarta vez. Rodrigo Rato es un personaje controvertido que no deja de dar titulares en la actualidad. Por eso esta obra, que ha brillado el año pasado en el teatro Pavón Kamikaze, ahora se reestrena en la sala grande (en tiempos de pandemia, un espacio que favorece y genera seguridad).

Un libreto muy vigente. Con una bestial investigación periodística de la mano de los artífices del texto: Pablo Remón y Roberto Martín Maiztegui. Por ejemplo, el hecho de que el ex banquero haya sido absuelto por la salida a Bolsa de Bankia hace menos de un mes, también está incluido.

La obra cobró forma. Ha crecido. Por eso ha sido retocada. Pero no se encorseta únicamente en la realidad, en la “verdad, verdad”, sino que como existen puntos ciegos… también hay un viaje por la ficción y la fantasía. Lo cierto es que hay viajes surrealistas… como cuando Rato y Aznar conversan en un telesilla y hablan de la futura presidencia del Gobierno.

Dos actores como Juan Ceacero y Javier Lara que interpretan a sus personajes de mil maravillas (sin ser spoiler, sepan que han sido aplaudidos de pie al final de la obra durante varios minutos). Y con la dirección de una promesa del teatro como es Raquel Alarcón, que potencia en el escenario esta radiografía sociológica. No desconectas nunca de lo que sucede en escena.

No es fácil… porque logran contar una historia que mezcla tragedia, ambición y bronca; y le dan un toque de gracia. Y esa gracia quiero destacarla. Es que no puedo olvidar al abuelo que tenía a tres butacas de la mía, que se llevaba las manos a la cabeza, que se reía a carcajadas, que se sorprendía y que se indignaba. Eso ha logrado esa obra. Me quedo con la reacción del público, que en medio de un año tan delirante… necesita esto: desconectar, revivir y disfrutar.

← Volver a Sueños y visiones de Rodrigo Rato