EL ACTOR Y DIRECTOR PRESENTA 'DESNUDANDO A EROS'

José María del Castillo: «A la fiesta del amor hay que llegar desnudo»

Dos únicas funciones en el Teatro Lara para un espectáculo que une teatro clásico, flamenco, lírica y un tono carnavalesco para desmontar el mito del amor

Redacción
Jose María del Castillo es actor y creador de Desnudando a Eros

Jose María del Castillo es el alma mater de Coribante Producciones // Foto: Danilo Moroni y J. Carlos Toledo

¿Qué es el amor?¿Cómo hemos aprendido a amar? ¿Amamos libremente? Son algunas de las preguntas que se hace José María del Castillo en Desnudando a Eros, un espectáculo «multidisciplinar» que estará en el Teatro Lara de Madrid en dos únicas fechas, el 31 de octubre y el 3 de noviembre. El montaje contará esos días en escena con el propio Del Castillo, además de los actores-bailaores Benjamín Leiva, Mario Leiva, Saúl Cusac y Guillermo de los Santos.

La historia de cinco almas que esperan a ser reencarnadas es el punto de partida de una propuesta que une flamenco, teatro clásico e incluso un tono carnavalesco «en el mejor sentido de la palabra», según sus creadores. En ese limbo en el que se encuentran, Eros, dios del amor, las pondrá a prueba e irán repasando sus vidas pasadas. Así, el espectador presenciará las historias trágicas de Medea o Fedra, el amor imposible de Romeo y Julieta, el éxtasis de amor de los místicos, la misión de un regimiento de «querubines» muy particulares, hasta llegar al romanticismo del amor burlado de Don Juan o el mito de Carmen.

Del Castillo: «El amor es el verdadero motor del mundo, pero lo tenemos atado de pies y manos»

En este collage de escenas, los cinco intérpretes masculinos bailarán, cantarán lírico, interpretarán en verso e incluso irán a una terapia «muy alocada», dicen. «Yo quería mostrar todos los tipos de amor, el pasional, el prohibido, el violento, el amor propio, el maternal… y ahí también tenía cabida el amor festivo, el cómico», explica José María del Castillo. «Es el verdadero motor del mundo, pero lo tenemos atado de pies y manos. Nos da miedo amar. A la fiesta del amor hay que llegar desnudo, sin prejuicios, sin etiquetas; por eso era importante hacer un espectáculo donde las fronteras entre las diferentes disciplinas se rompen», añade el actor sevillano que firma la dramaturgia del espectáculo.

Guillermo de los Santos en Desnudando a Eros

Guillermo de los Santos, en un momento de ‘Desnudando a Eros’. // Fotos: Danilo Moroni y Juan Carlos Moreno

Rodearse de profesionales que creen en el amor

Del Castillo cuenta por primera vez con la codirección de Antonio Rincón-Cano en una de sus producciones. Ambos ya habían trabajado juntos, pero no dirigiendo un mismo proyecto. «José María me llama para ayudarle con la dirección de actores. Me parecía todo un reto trabajar la palabra con bailaores flamencos cuya materia prima para crear es otra, el movimiento, el cuerpo», explica Rincón-Cano. Ambos han contado también con la ayuda de Karmele Aranburu para el verso.

«En esa idea de fiesta, donde se baila, se suda, se ríe y se llora, quería contar con grandes profesionales, pero también con amigos que sabía que iban a confiar en esta propuesta y, por supuesto, que crean que el amor es lo que verdaderamente nos mueve», sostiene José María. En este montaje se encuentran también Alejandro Cruz Benavides en la composición de las partituras, Premio Max 2012 a la mejor dirección musical, y habitual en las producciones de Coribante, además de Benjamín Leiva en las coreografías.

«Era importante que las coreografías fueran narrativas. Cada una cuenta un pasaje, con una acción; no es bailar por bailar. Y debíamos encontrar, en el caso del flamenco, qué palo le iba a cada historia. Así, trabajamos con un flamenco no ortodoxo; lo hemos fusionado con danza estilizada, contemporáneo…, y bailamos desde tangos a bulerías«, apunta Benjamín Leiva, quien también forma parte del elenco. Además, Del Castillo ha contado con la colaboración de artistas de renombre como Natalia Millán, que interpreta en off a la Madre. «Un personaje fundamental en esta historia, porque el primer amor que sentimos es el que nos da nuestra madre», reflexiona el autor de la pieza.

Entre la fiesta y la batalla

Aunque el público se lo va a pasar bien, no hay que confundir con una celebración. «No podemos olvidar que el poso que deja el montaje es duro», aporta José María como nueva idea. «Es más, se empieza desde un lugar áspero, extraño, y se finaliza en uno difícil. Pasamos por todos los estados. En realidad, estamos más cerca de la lucha que de la fiesta».

«Nuestra idea es que no nos permitimos amar libremente y no dejamos que otros lo hagan. Y esa batalla hay que ganarla», asevera Del Castillo y añade: «Va más allá de un tema LGTBIQ+. No es solo un asunto de identidades. Sé que al interpretar todos los personajes tan solo cinco hombres, se limita a ese concepto, pero mi propuesta no es esa. Tú puedes ver a dos hombres. Pero son Romeo y Julieta, porque todos amamos igual, seas quien seas. Quitados los ropajes, ¿qué queda? Solo alma. Todos debemos desaprender a la hora de sentir con el otro».

Rincón-Cano: «Llega a ser hasta lógico que alguien pueda ejercer violencia o prohibición sobre el que ama gozoso, alegre, libre. Por eso debemos revisar todas esas historias»

En ese sentido, Rincón-Cano recuerda que «la mayoría de los amores de los cánones literarios son prohibidos, exiliados, mutilados, violados, burlados, sacrificados, sentenciados, violentos… y eso se traspasó al cine, a las series, a la música o al cómic. Llega a ser hasta lógico que alguien pueda ejercer violencia o prohibición sobre el que ama gozoso, alegre, libre. Por eso debemos revisar todas esas historias, ya sea interviniendo en el género, desde la parodia o construyendo una nueva mirada».

Benjamín Leiva en Desnudando a Eros

Benjamín Leiva es coreógrafo de ‘Desnudando a Eros’, además de formar parte del elenco. // Foto: Danilo Moroni y Juan Carlos Toledo

Un reto testado

El montaje vio la luz en el Festival de Teatro Clásico de L’Alcudia (Elche) el pasado julio y la compañía lo recuerda con muy buen sabor de boca. Guillermo de los Santos es la primera vez que trabaja para Coribante y con ambos directores. «Me quedé muy sorprendido porque nunca me había enfrentado a un montaje así. Trabajar con bailaores, camuflarme entre ellos. No sé, era algo muy nuevo para mí», se sincera el actor, «fui abrazando el proyecto poco a poco. Primero tuvimos una previa en Aranjuez, y al comprobar que funcionaba, me dejé llevar en Alcudia. Allí pude disfrutar. Si sumas el entorno, el verano y un público entregado con un aplauso de diez minutos, podemos decir que fue un estreno de ensueño», finaliza.

Del Castillo: «Si somos muy crípticos, ¿de qué sirve? ¿Solo para gustar a la profesión? Tenemos que llegar a más»

«Trabajar con José María siempre es un reto», asegura Benjamín Leiva, «y para nosotros, que bailamos, más, porque la palabra no es nuestra herramienta. Pero el proceso ha sido enriquecedor y encontrarme con Rincón-Cano en sala de ensayo también, lo hace muy fácil», afirma. «José María me ha sacado de mi órbita. Puedo decir que hubo un momento que le dije que no sabía dirigir esto. Y como actor siempre está queriendo más. No se cansa de proponerte cosas«, comenta Rincón-Cano, «pero sabe muy bien lo que funciona y, tras ver lo que pasó en L’Alcudia, podemos estar orgullosos del resultado. Te confieso que Madrid me pone más nervioso que el estreno allí», añade Rincón-Cano.

«Yo no estoy nervioso. Estoy expectante. No es la primera vez que hago una propuesta de este tipo. Creo que un espectáculo así conecta con más personas. Si somos muy crípticos, ¿de qué sirve? ¿Solo para gustar a la profesión? Tenemos que llegar a más«, asiente ilusionado José María. «Yo estoy alegre. Contento por mostrar aquí en Madrid nuestro trabajo y espero que no sean la únicas funciones», manifiesta el propio Del Castillo, quien es también productor del espectáculo.

Cuando se les pregunta por lo próximo, adelantan que «Desnudando a Eros es solo la primera obra de una trilogía, a la que seguirá un espectáculo interpretado solo por mujeres, con el título provisional de Poderosa Afrodita, y una tercera pieza en la que queremos unir ambos elencos». Además, José María del Castillo está en gira con El Público de Lorca, dirigido por Alfonso Zurro, que se podrá ver en el Teatro Español la próxima primavera, y ya está perfilando con Rincón-Cano lo que será una comedia actual con cuatro actrices. «Nunca me ha faltado el trabajo como actor, por suerte», reconoce el propio Del Castillo, «pero hay historias que no me llegan de manos de otros y que quiero contar, por eso las acabo creando yo mismo. Así que fundé Coribante Producciones, el lugar donde quiero crear mi propio discurso y donde apuesto por un artista total, que cante, que baile y que actúe».

Desnudando a Eros podrá verse los días 31 de octubre y 3 de noviembre en la Sala Cándido Lara del Teatro Lara de Madrid.

Más información y venta de entradas:

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario
¡Enlace copiado!