Todo lo que necesitas para ir al teatro

Catástrofe: Catástrofes personales y colectivas

Catástrofe
8/02/2019

Antonio Rojano y este reparto magnífico comandado por Íñigo Rodríguez-Claro consiguen borrar los límites entre realidad y ficción en un juego metateatral virtuoso y gamberro

Cuatro personajes en busca de autor, Irene, Mikele, Ion y Jota, nos agarran por las tripas y nos meten de lleno en su juego de memoria personal y colectiva, en sus referencias biográficas, que tal vez hagamos nuestras; en sus miedos, que pueden ser los nuestros también; en su mundo imaginario, bien rico y puesto en escena por Íñigo Rodriguez-Claro que dirige el artificio magnífico en una dirección precisa para llegar al caos más estimulante. Me parto el pecho con mil escenas y me arrasan otras, como el final.

Antonio Rojano hace una dramaturgia brillante llena de escenas geniales,de capas infinitas entre las que dejarse deslizar y gozar sin saber lo que nos deparará el siguiente giro.

Gracias por la risa, por dejarme entrar en vuestro juego desde el primer minuto; por querer acabar dando la mano a Mikele y hacer Chejov con Ion; por querer tener una nieta como Irene y un compañero imaginario de montaña para afrontar mis miedos como Jota… Gracias por hacer teatro VIVO.

(ver más en: https://lascosasqueyohevisto.wordpress.com/2019/02/08/catastrofe/ )

← Volver a Catástrofe