La función por hacer
3/07/2019
La ficción verdadera o la esencia del teatro

«La vida o se vive o se escribe» decía Luigi Pirandello.

¿Qué es la verdad y qué es la realidad? ¿Existe la posibilidad de una ‘realidad no verdadera’ y una ‘verdad no real’? Toda práctica de escritura es un ejercicio existencial. El teatro es refugio, ese templo de la palabra donde todo lo que acontece en representación es más verdadero que lo que transcurre en la vida real.

La representación de La función por hacer en la Sala del Pavón Teatro Kamikaze celebra sus diez años de vida y el comienzo de la aventura Kamikaze. Montaje que refleja de forma fiel la esencia kamikaze de la compañía. Una demostración clara de que nunca ha perdido la perspectiva de su origen, de su filosofía escénica. Por el montaje no ha pasado el tiempo, ni siquiera se ha visto afectado por el salto a un espacio escénico más grande que para el que fue concebido. La obra de Pirandello es un clásico de la escena, uno de las más bellos y desnudos cantos al teatro. Y la función de Miguel del Arco y Aitor Tejada se ha convertido en un clásico en sí misma: una declaración de intenciones sobre qué es el teatro que los Kamikaze lanzaron hace una década y que a día de hoy les sigue desmarcando, con más fuerza si cabe, de toda la escena teatral contemporánea española.

El público asiste y participa de una representación sin precedentes sin saberse del todo conscientes de lo que implica su participación. Los personajes irrumpen en la sala ante la incredulidad del actor y la actriz que no dan crédito ni reconocen el verdadero sentido de su profesión. Hermoso juego metateatral en el que la ficción literaria demuestra la supremacía y verdad que nunca podrá adquirir la realidad de quien les dio vida. Una vez creados los personajes tienen una vida propia, y dueños de la misma desean llevar las riendas de su destino con total libertad. Reluce la idea calderoniana del sueño como experiencia plena de autenticidad, donde todo es posible y susceptible de ser real y verdadero al mismo tiempo. Rota la ensoñación, el escenario es el único lugar donde la autenticidad puede ser revelada y alcanzar su trascendencia, erigirse en inmortal junto a aquel que la declama.

Los seis actores transforman el espacio escénico a través de la palabra y sobre todo de la acción. Transitan por todo el espacio dotando de vida la realidad representada. El conflicto del drama vertebra el suceso teatral que ahonda en el sentido tragicómico de la vida, la incesante búsqueda de la ilusión humana que encuentra en el teatro su mejor asidero y la luz que irradia del reflejo de quien nació personaje y reduce la existencia del hombre a una realidad verdadera de un imposible a alcanzar.

La dramaturgia destila personalidad y una belleza sublime que adquiere en la puesta en escena una brillantez interpretativa y de atmósfera escénica conseguidas por una dirección magistral. La función por hacer está hecha para ser vivenciada como una de las mejores obras españoles de la presente centuria y como tal trascender dentro de la historia del teatro contemporáneo.

La función por hacer representa la esencia del teatro y de la vida. Una proeza escénica que desnuda el sentido de la existencia. Todo el hecho escénico se erige en un abrumador y excelso viaje a la identidad del teatro ficcional y verdadero que desarma la ilusionante falacia de la realidad humana.

Toda gran obra de arte nace de una necesidad de vivencia. Vivan La función por hacer, porque como bien afirmó Pirandello: «la vida es solo teatro».

Todo lo que necesitas para ir al teatro

La función por hacer

La función por hacer

En La función por hacer, libremente inspirada en Seis personajes en busca de autor, los protagonistas de la obra de Pirandello irrumpen en la representación de un montaje actual y reclaman con vehemencia su derecho a contar su historia real, para ellos, mucho más interesante que la ficción de nuestros escenarios. Un espectáculo que significó el gran salto de Miguel del Arco como director y recreador de grandes textos. Producción ganadora de siete Premios Max.

Sinopsis

Comienza una función más en un teatro cualquiera. Dos actores se afanan sobre el escenario por contar la historia que les ha sido encomendada. La obra en cuestión no aporta nada nuevo, pero es ágil, incluso graciosa por momentos. Un espectáculo más para entretenerse y después salir del teatro y picar algo en el bar de la esquina sin que el sistema nervioso sufra ninguna alteración. Pero algo extraño sucede durante la representación. Cuatro personas aparecen entre el público y se quedan inmóviles observando a los actores.

Sobre la obra

Cuando se cumplen 10 años de su estreno, El Pavón Teatro Kamikaze ha querido recuperar La función por hacer con su elenco original y en La Sala principal del teatro, especialmente acondicionada para la ocasión. Un espectáculo que significó el gran salto de Kamikaze Producciones y de Miguel del Arco como director y recreador de grandes textos del repertorio. Israel Elejalde, Bárbara Lennie, Miriam Montilla, Manuela Paso, Raúl Prieto, Cristóbal Suárez, Teresa Hurtado de Ory y Nuria García se unen de nuevo para poner en pie una obra sin apenas escenografía, a un palmo de distancia del público, de forma que la verdad de los personajes se confunde con la interpretación de los actores.

Vídeo
Valoración colaboradores

Valoración espectadores
  • jenesaiswha
    12345

    Me parce una obra recomendable, pero me decepcionó un poco (con todo el bombo me la esperaba mejor.) Esto es cuestión de gustos, pero si hubiese sido de 60 minutos creo que me resultaría «imprescindible», como se le dice aquí con 5 aplausos.

    Las cosas buenas: el reparto es excelente. Disfruté de todos y en especial de Manuela Paso e Israel Elejalde. El espacio es mi favorito en Madrid y se utiliza extremadamente bien. Dinamismo por un tubo. Entiendo que Kamikaze va a tener que buscar un nuevo hogar, lo cual es una pena.
    Otra cosa buena es el guiño inicial al tema de la obra – brillante, muy bien medido el ritmo.

    Desafortunadamente, como decía, me resultó demasiado larga la obra para lo que abarcaba. Esta muy bien escrita, el diálogo es elegante y durante gran parte de la obra fluye muy bien. Pero cuando me resulta que sobra un tercio de la obra y me aburro a base de tanta reiteración pues tengo que darle 3 estrellas. Entiendo que se puede decir que la reiteración es necesaria, que hay que reflejar bucles y la forma en la que estan atrapados los personajes, etc. Pero aún así creo que se excede y siento que para justificar la duración tendría que o haberse extendido de alguna forma la historia o deberían de haberse abordado temas adicionales. En resumen, esto es cuestión de gustos y yo prefiero obras que economizan para maximizar el impacto emocional o intelectual.

    11/07/2019
Artículos relacionados
Miguel del Arco: "Amo profundamente la libertad en la que vivo, por más precaria que sea"

Miguel del Arco: "Amo profundamente la libertad en la que vivo, por más precaria que sea"

21 junio 2019

Han pasado diez años desde que el hall del Teatro Lara diera la primera oportunidad a una compañía que llevaba en su nombre, Kamikaze, toda una declaración de intenciones. Una […]

Hay que ser usuario de Teatro Madrid
¡Únete, es gratuito! Ya somos más de 7.000

¿Ya estás registrado?

He olvidado la contraseña

Crear usuario

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Escenes i Publics, SL. Finalidad: desarrollar su actividad comercial, cumplir las contrataciones realizadas por los usuarios y remitir comunicaciones comerciales personalizadas en base a un perfilado a los usuarios (en caso que nos autoricen a ello). Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Escenes i Publics, SL y proveedores legitimados externos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. También se puede instar reclamación ante la agpd.es.