Todo lo que necesitas para ir al teatro

Teatro Clásico de Sevilla: Hamlet: Hamlet sí es para el verano

Teatro Clásico de Sevilla: Hamlet
23/08/2018

Agosto en Madrid es sinónimo de verbenas, cine de verano, piscina, bicicletas, conciertos al aire libre y éxodos de fin de semana. En las salas reinan las comedias ligeras y los espectáculos musicales.

Y aunque una buena amiga dice que “Hamlet es para el invierno” yo  agradezco particularmente al teatro Fígaro que se haya salido de la tónica estival y nos haya traído este Hamlet, versión de Alfonso Zurro para la Compañía de Teatro Clásico de Sevilla, que ya pasó por Almagro, Olmedo o Niebla en 2016.

El espacio escénico, de Curt Allen Wilmer, es el primer personaje que nos recibe en la sala. Cargado de significado, va revelando acciones y estados de ánimo a través de un inspiradísimo y sutil juego de texturas y colores  y una galería de espejos que nos devuelven distintos puntos de vista de los personajes, en mayor o menor medida distorsionados.

Qué difícil y qué placer debe de ser abordar el personaje de Hamlet. Y qué regalo cuando desde la butaca ves crecer y evolucionar con su complejo personaje al actor que lo vive. En Madrid lo han hecho grandes actores ( y actrices) como Israel Elejalde, Blanca Portillo o  Alejandro Pau  ( este en una aproximación inmersiva – Hamlet entre todos- dirigida por Carlos Tuñón ).

A mi lista de Hamlets excelentes añado ahora al fantástico Pablo Gómez-Pando, que carga de matices el viaje interior y las acciones del joven príncipe doliente, atormentado, enamorado y tirano, noble y canalla, cuerdo y loco. Una delicia la escena con los cómicos, sobrecogedor con Ofelia y Gertrudis, cómico y agudo con Ronsencrantz y Guildenstern, conmovedor en su soledad. No le pierdan la pista a este actor. Dará mucho más que hablar. Sus trabajos con «Los Números Imaginarios» (yo he podido verlo en «Hijos de Grecia» y «Hamlet entre todos») hay que seguirlos.

En definitiva, acudan al Fígaro si quieren ver un Hamlet clásico con un joven príncipe excepcional.

← Volver a Teatro Clásico de Sevilla: Hamlet