Una luz tímida: Una luz brillante y necesaria

Una luz tímida
29/06/2022

La cartelera de musicales no destaca por ser, en general, de obras adultas, de peso, y aunque a veces el mensaje sea de calado se endulza con tratamientos ligeros. Lo anterior está muy bien pero se agradece que podamos disfrutar -en el sentido más amplio de la palabra- de propuestas como esta Una luz tímida que llega desde Barcelona y dignifica el género (entiéndaseme bien, que soy musical lover hasta la médula). Un tema duro, potente y no tan lejano que no puede ser olvidado: la dramática y sensible historia de amor de dos mujeres en el franquismo y su lucha, desigual, ante una sociedad que no sólo las silencia sino las aniquila.

Dos profesoras, en la Barcelona de finales de los 50-inicios de los 60, una más atrevida, con ansias de libertad, de hablar porque si no, para qué vivir, y otra más adaptada a la sociedad, descubren poco a poco, con ternura, dudas y humor, su amor. Sin morbos, sin estridencias, una bonita historia de amor…que debe enfrentarse a mucho más que al rechazo general y que genera una espiral de dolor.

África Alonso (Rent) coprotagonista y dramaturga, la más atrevida, nos muestra impecablemente su evolución, su amor lleno de ilusión, su sacrificio posterior, su devastación, sutilmente, con gestos, miradas… Júlia Jové (Fun Home, otro de esos musicales dramáticos multipremiados en el extranjero) debe pasar de la tímida y apocada a un rabioso animal herido de muerte a causa del sistema. Diversos registros en ambas para unas intérpretes extraordinarias que, además, no tan habitual, presentan una dicción impecable.

Esta historia no sería completa sin la música, preciosa a cargo de Laura Masferrer y Andrea Puig en una combinación también original en el género (guitarra y chelo) y acompasada a la evolución dramática, de la dulzura a la ira sin control, la esperanza, la paz momentánea o el dolor más intenso. Letras de esperanza y de desgarro que merecen ser escuchadas e interiorizadas en las voces de África y Júlia que no sorprenden a quienes seguimos sus trayectorias desde hace años, con una complicidad innegable y que nos traspasa en esta historia tan valiente como dolorosa, que nos toca el alma pero que genera ansias de amar.

En resumen: se canta en la obra “me quema la piel por no tocarte”, pues a mí me queman los sentidos por no ver más propuestas como esta.

← Volver a Una luz tímida