‘Homenaje a Billy el Niño’, un relato irónico y macabro sobre nuestro pasado reciente

Irene Herrero Miguel

El Teatro del Barrio estrenó el pasado 23 de marzo su última producción, la novena de su repertorio. El esperado montaje Homenaje a Billy El Niño llegaba, por fin, al escenario de Lavapiés tras varios retrasos ocasionados por casos positivos de Covid en el equipo. Ruth Sánchez y Jessica Belda (La Sección y Españolas, Franco ha muerto), firman esta propuesta con dirección de Eva Redondo protagonizada por Antonio Gómez, Jesús Barranco y Jessica Belda.

En julio de 1977, hace hoy 45 años, el conocido como Billy el Niño, fue condecorado con la medalla de plata al mérito policial. El ministro que promotor de la iniciativa, Rodolfo Martín Villa, reconoció «los servicios prestados por el agente a la patria franquista y a la Transición». Los que no estuvieron, denuncian Belda y Sánchez, fueron las personas a las que torturó Billy El Niño. Por este y otros «servicios» el agente recibió felicitaciones públicas y premios en metálico. Billy El Niño murió en mayo de 2020 a causa del Covid.

En plena Puerta de Sol, donde hoy se toman las uvas en Nochevieja miles de personas, donde unos desmejorados Bob Esponja y Mickey Mouse compiten por ganarse una foto con los turistas y donde el magnate tecnológico Apple tiene ubicado su centro de operaciones, no hace tanto estuvieron los calabozos en los que, en la década de los 70, el jefe de policía Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, torturó a presos políticos. Según relatan sus víctimas, las técnicas de castigo utilizadas eran diversas, crueles y humillantes. Puños americanos, guías de teléfono, porras… La directora Eva Redondo pone en escena este catálogo de piezas que, fuera de contexto, resultan insignificantes pero que acompañados de los relatos de las víctimas se ordenan como una colección terrorífica a los ojos del espectador.

Un ensayo en el Teatro del Barrio

A pocos días del estreno tenemos la suerte de colarnos en un ensayo. La compañía ultima los preparativos, prueba luces y vestuario. Todavía quedan por hacer los últimos retoques en la escenografía. Redondo dirige con mano experta esta propuesta sobre el texto de Ruth Sánchez y Jessica Belda, una obra dura, llena de crudeza, que trata con enorme respeto a las víctimas y aborda desde la ironía y el sarcasmo a los personajes de los agresores.

«El texto ya en sí tenía bastante humor, bastante ironía y lo que hemos hecho ha sido potenciarlo un poco» nos cuenta la directora después del pase. «El humor es maravilloso, a mí me ayuda todavía más a profundizar en la reflexión y ahondar en el pensamiento crítico» añade. «Es un humor que va hacia ellos, no va obviamente hacia las víctimas. Los momentos de tortura son lo que son y escribiendo fue una bestialidad, cuando íbamos encontrando los relatos de tortura yo me recuerdo llorando y llorando mogollón» apunta Belda, que además de firmar este texto es una de las tres intérpretes que lo protagonizan. «Entonces, cuando te metías en otra escena, necesitabas tú misma relajar» concluye la actriz.

Homenaje a Billy el Niño da voz a las personas que sufrieron torturas por parte de Antonio González Pacheco y paralelamente dibuja un mapa político de aquellos años para hacernos entender, o preguntarnos, cómo fue posible que sucediera y, sobre todo, que no hubiera repercusiones una vez llegó la democracia. «Desde la escritura ha sido un proceso maravilloso porque te enteras de un montón de cosas. Es como una investigación, te sientes detective» dice la autora, que añade «es muy enriquecedor, sobre todo, porque te permite hablar con las personas que luego vas interpretar y te cuentan infinidad de cosas».

«A nivel escénico yo creo que este tipo de propuestas tienen dos dificultades fundamentales: una es cómo escenificar datos concretos de la historia, en este caso la querella, nombres, declaraciones etc. y, por otro lado, cómo hacer que los testimonios sean respetuosos para con las personas que padecieron estas torturas» comenta Redondo, que propone un montaje dinámico y ágil que hace uso de diversos lenguajes teatrales para conformar un viaje por las luces y las sombre de nuestra historia reciente. Contrariamente a lo que podría esperarse de una propuesta de teatro documental tan rigurosa, la pieza presenta también una interesante apuesta de trabajo de cuerpo. «El teatro es palabra y cuerpo y si la palabra no se arraiga pierde conexión y pierde diálogo, también con el público, por eso era fundamental poner el cuerpo disponible para contar estas historias» expone Redondo.

Sobre el reto de encarnar a personajes basados en personas reales el actor Jesús Barrando recuerda las palabras de la directora «es importante reivindicar la palabra y no tanto meterse en la emoción desnuda». Aunque también admite que «como actor, parece como si fuera un poco profético, al encarnar a mis compañeros ciudadanos, que sufrieron lo que yo no he sufrido, es como que mi cuerpo dijera denuncia, denuncia, haz, haz, permite que salga«. «No te podría decir si estoy construyendo o no el personaje vivo, pero estoy poniendo voz a un alma que sufrió en un momento y eso como actor me parece muy bonito, me emociona» concluye Barrando, que de hecho, presenta un trabajo de gran valor en su construcción del amplio repertorio de personajes a lo largo de la función.

Durante la función se hace referencia a personas que todavía viven y muchos, todavía hoy, forman parte de la política de nuestra país, pero al equipo no le preocupa que se sientan aludidos. «A mí es que me da igual que se sienta interpelado Rodolfo Martín Villa, sinceramente si se siente interpelado sería tan bonito, sería maravilloso» reflexiona Jessica Belda. «A mí me gustaría y luego tener una conversación larga con él» añade Jesús Barrando. La autora concluye «Ojalá se sintiera interpelado y acabara diciendo que fue un ataque sistemático a la población para que así sí que se le pueda juzgar por un crimen de lesa humanidad. Eso sería precioso, lo mejor que podría ocurrir con esta obra. Le invitaría hasta a una cerveza.»

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario