EN EL TEATRO FERNÁN GÓMEZ

Veronese lleva a escena al Pinter más irreverente y provocador con ‘Retorno al hogar’

Daniel Veronese dirige a Miguel Rellán, Fran Perea y David Castillo en este clásico contemporáneo del Premio Nobel de Literatura Harold Pinter

Redacción

Un padre viudo (Miguel Rellán) vive con dos de sus hijos, ya adultos (Fran Perea y David Castillo), y un hermano (Alfonso Lara). La llegada del hijo mayor (Juan Carlos Vellido), aparentemente el triunfador de la familia, con su esposa (Silma López), desata todos los vientos de una tempestad provocada por un ambiente asfixiante y opresivo causado por la envidia y el desprecio mutuos entre todos los miembros del clan familiar.

Este es el punto de partida de Retorno al hogar, de Harold Pinter (Premio Nobel de Literatura 2005), que bajo la dirección de Daniel Veronese estará en cartel en el teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa, entre el 12 de enero y el 5 de febrero.

Retorno al hogar dirigido por Daniel Veronese con Fran Perea y Miguel Rellán

La escena, siempre irreverente y provocadora, retratará las contradicciones y las tensiones existentes entre los miembros de un clan, movilizados, todos, por la envidia y el desprecio mutuo. Así, el maltrato emocional generará una desconcertante sensación de incomodidad a todos los que se asomen distraídamente a esta obra. Y nunca estará demasiado claro qué límite se habrá establecido en los huesos y en la piel de estos personajes que sobreviven con inmoralidad, con prepotencia quebradiza.

¿Cómo generar la máxima tensión en una reunión familiar?

En palabras de Daniel Veronese, «Harold Pinter sabe cómo aportar tensiones. El clan recrea este hipnótico juego de infidelidad, abuso y proxenetismo. Algo incomprensible e inaceptable pero revestido de cotidianeidad, sobreviviendo a fuerza de una moralidad particular, a fuerza de instinto. Instinto de sobrevivir, de ostentar poder. Instinto de intentar llegar, de atribuirse estados, de gobernar, de resistir como se pueda, de no ser querido, de evitar ser querido, de cuidarse del que siempre será más querido. Instinto de guardarse, de destruir, de reinar sobre todos y todas, de protegerse, de victimizarse, de avasallar. Instinto de dominar, de ser respetado, de poseer para sentirse alguien y así ser respetado, de asaltar impunemente, de apropiarse sin motivo, desemboscar, de sobresalir, de interferir, de olvidar, de no olvidar».

Más información y venta de entradas:

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario
¡Enlace copiado!