La desquiciada mirada sobre la actualidad política de ‘La fauna del poder’ llega al Lara.

Irene Herrero Miguel

El próximo día 22 llega La fauna del poder, nueva propuesta de Diágoras Producciones, a la Sala Lola Membrives del Teatro Lara. Una comedia de tintes políticos que promete hacernos pasar un buen rato riéndonos del retrato que Mar Gámez, autora que debuta en el teatro con este texto, realiza acerca de la fauna -¿o deberíamos decir jauría?- política de este país.

La fauna del poder aborda, desde la sátira, el bipartidismo y los tejemanejes internos de la política actual. Un presidente del gobierno, interpretado por Carlos Manuel Díaz, que más que distanciarse de la líder de la oposición, Susana Garrote, quisiera formar una “coalición” mucho más estrecha. Un vicepresidente, Gabriel García, de doble rasero. Un nuevo partido surgido del pueblo y, supuestamente, para el pueblo, Jesús Teyssiere y Alejandra Mayo, que busca caminos alternativos ¡y muy radicales! a la “izquierdecha” que gobierna y unos empleados de presidencia, Sagra Mielgo y Daniel Acebes, que como cualquier miembro de la plebe, son los sufridos testigos del desquiciado entramado político.

Una función que acerca nuevamente a su director Daniel Acebes, tras su experiencia con el musical Goodbye España, a retomar el camino de la comedia de tintes clásicos, un terreno que no le es en absoluto desconocido, para beber de la estructura de las comedias de enredo del Siglo de Oro como excusa para entretejer este juego de crítica mordaz sobre el comportamiento de la clase política de nuestro país. Lectura que además aportará una chispa gamberra marca de la casa, ¡atentos todos a las transiciones musicales!, porque en La fauna del poder no se dan puntadas sin hilo y todo señala con un dedo sinuoso en alguna dirección.

Como dice la frase atribuida a José “Pepe” Mújica: «El poder no cambia a las personas, solo revela quienes verdaderamente son».

Texto José Antonio Alba

Artículos relacionados
Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario
¡Enlace copiado!