DEL 6 AL 9 DE JUNIO

María Goiricelaya: «Hay muchos monstruos dentro de las familias y ‘Festen’ refleja uno de ellos»

Se estrena en Madrid la adaptación teatral de la película homónima de Thomas Vinterberg

Amanda H C
Estreno de 'Festen' en Naves del Teatro Español en Matadero

María Goiricelaya es la fundadora, junto a Ane Pikaza, de la compañía La dramática errante

Si es verdad eso de que en todas las casas cuecen habas, la que llega a Naves del Teatro Español en Matadero del 5 al 9 de junio es un claro ejemplo de que dramas familiares oscuros ocurren hasta en los mejores hogares. La sala Fernando Arrabal acoge la adaptación de Lucía Astigarraga y María Goiricelaya, quien también se encarga de la dirección, de la película Festen (Thomas Vinterberg, 1998) bajo el mismo título. Una fiesta de cumpleaños de un patriarca para juntar a toda su estirpe en el escenario de la Nave 11.

La propuesta ofrece un tratado sobre la hipocresía imperante en las relaciones sociales de la clase alta y en sus familias, que comienza con una confesión; uno de los hijos denuncia públicamente el incesto al que su padre le ha sometido de niño, a él y a su hermana gemela muerta. A partir de ahí, la fiesta, la familia y la vida cambia… ¿o no? Hablamos con su directora María Goiricelaya para conocer la obra más de cerca y su momento profesional.

¿Qué une esta adaptación teatral con la película?

La adaptación teatral bebe mucho de la esencia del Dogma 95 de la película. Hay una parte de este catecismo que hemos intentado llevar a la parte escénica, aunque es verdad que no de una forma tan purista, como el decálogo que tiene el Dogma. Pero sí que hemos mantenido la parte cinematográfica, en un plano secuencia trasladado al escenario. Festen arranca con un plano de principio a fin en total continuidad en el que el espectador va a poder seguir no solamente lo que está ocurriendo sobre el escenario sino también lo que ocurre detrás, aquello que a priori no se muestra.

Desde su estreno en noviembre de 2023, ¿cómo ha ido cambiando la obra, cómo te sigues relacionando con ella?

La realidad es que no ha cambiado mucho. Es una pieza que tiene un caos muy medido y coreografiado dentro de todo lo que pasa. Es una celebración familiar con una cantidad de movimientos muy precisos, dentro de lo que parece algo absolutamente casual y cotidiano. Apenas ha mutado desde su estreno. La vi hace poco, hace dos semanas, y para los intérpretes está siendo muy fácil retomarla porque hay mucho movimiento medido, pasan cosas de manera simultánea en una exposición multifoco y les está siendo sencillo. No hay grandes mutaciones con respecto a cuando estrenamos.

¿Cómo es la puesta en escena? Para mí, por lo que he visto, me parece un despliegue enorme y poderoso para hablar de algo muy íntimo y cercano.

La puesta en escena está al servicio de esta comunión, para con el cine Dogma. Hay un gran fondo que sirve a la vez de fondo del salón, en el que se desarrolla la fiesta, y de fondo de pantalla en el que se proyecta lo que sucede. Es una celebración en la que, de alguna manera, se representa la hipocresía de esa familia de las clases altas, de qué bien lo pasamos, de fingir que todo está bien, y en la que hay, efectivamente, un tema muy íntimo, muy velado en las familias y muy delicado, como es el abuso de un padre para con dos de sus hijos. Creo que, como dices, la puesta en escena puede parecer poderosa, amplia, porque así lo requería un espectáculo de este calibre, llevarlo a un contexto en el que fuera favorable que la fiesta estallara y fuéramos hacia un final prácticamente delirante, con toda esa gente expuesta a sus demonios y a su terribilidad.

Estreno de 'Festen' en Naves del Teatro Español en Matadero

‘Festen’ es la adaptación de la película homónima de 1998 dirigida por Thomas Vinterberg

Creo que estamos consumiendo mucho contenido audiovisual en torno a familias desestructuras, locas, muy dramáticas. Y tengo tres opciones sobre por qué nos gusta tanto este contenido: nos divierte ver dramas en general, nos encanta ver los problemas de los ricos o nos alivia pensar “vale, hay algunas familias peores que la mía”. ¿Están estas tres opciones en la obra o añadirías alguna más?

Las tres están muy bien. Es verdad que hay una cosa muy morbosa y que la cuestión de las familias ricas es algo a tener en cuenta, como ese mundo en paralelo que creemos no viviremos, y hay algo de consuelo en la última opción. Las tres cuestiones están bien reflejadas y se pueden ver en Festen. Cuando ves la obra, hay una gran desazón por lo que está pasando, con lo que le pasa al protagonista extendido a lo que pasa en el mundo, pero también hay cierta tranquilidad, espero que no demasiada, a la hora de ver que hay grandes cosas y actos terribles y crueles en el mundo. Espero que más que sentirnos aliviados, sintamos que esto nos apela y que, realmente, nos incomoda y nos lleva a la acción. El consuelo nos deja un poco más inactivos. Lo que se cuenta en Festen es tan duro y tan terrible que ojalá nos lleve a movilizarnos, a intentar que ese tipo de actos se sucedan en menor número.

Aparece la violencia en muchos sentidos y en muchas capas. ¿Cuál es la que más te interesa o la que crees que más nos define como sociedad?

Festen está llena de violencias sutiles y de violencias que no lo son tanto. Para mí, hay una parte del silencio que, como violencia, es algo muy poderoso. Este silencio, este callar, este observar lo que está pasando en esa familia y no tomar acción es absolutamente terrible. Y eso afecta al protagonista porque son su familia, sus seres queridos. Así que, si tuviera que quedarme con un tipo de violencia, pese a que en el escenario se van a dar muchas otras, diría que esta para mí es la más grave.

Pienso que, además de hablar de hipocresía, incesto, crueldad o abusos sexuales, sobre todo esta obra habla de lo que significa o no familia. ¿Estás de acuerdo?

Totalmente. Habla de la familia como entidad, con valores muy concretos y como lugar en el que la impunidad es muy fácil. Hay este dicho de “Los trapos sucios se lavan en casa” y todo este constructo que se ha hecho alrededor de la familia, para protegerla, para, de alguna manera, hacer de la familia una especie de fuerte en el que nadie puede entrar. Y creo que son este tipo de cosas, como lo de “De mi familia solo hablo mal yo, no el resto”, las que habría que desmontar porque hay muchos monstruos dentro de las familias y Festen refleja uno de ellos.

Con las nominaciones que habéis y has recibido a los Premios Max, leí en tu Instagram que pensabas en las historias que van a herirnos para siempre. ¿El teatro ayuda a cerrarlas o a que no se hagan más profundas?

Creo que el teatro ayuda a muchas cosas. A sanar heridas, a que no se hagan más profundas e incluso a hablar de que, a veces, no se pueden sanar porque creo que hay heridas que nunca van a sanar y dolores irreconciliables. Y el teatro nos acerca a esa parte más humana que quiere cuestionar la empatía, ver cuáles son nuestros límites. Y, en ese sentido, creo que es un arma de debate y reflexión muy poderosa. El teatro que hacemos Ane Pikaza y yo con nuestra compañía, el sello que nos define como creadoras tiene que ver con eso que nos sacude, que nos conmueve, que nos incomoda, que nos produce de alguna manera desazón. Allí donde hay una herida que nos perturba, hay una historia que contar.

Estreno de 'Festen' en Naves del Teatro Español en Matadero

‘Festen’ se podrá ver del 6 al 9 de junio en la Sala Fernando Arrabal de Matadero

Hay que mirar al pasado tanto como al futuro, dice el patriarca de esta familia. Si tú miras ambos lados, ¿qué ves?, ¿dónde te colocan los premios y las nominaciones y cómo te ves en tu carrera?

Afortunada y privilegiada. Me veo tranquila, feliz con lo que hemos construido. Al final, vengo de una compañía pequeña e independiente, liderada por dos mujeres, en un trabajo de provincia en la periferia. Y creo que, efectivamente, somos eso que hacemos y estoy feliz con este viaje que estoy haciendo con Ane. Nos ha costado mucho y hemos trabajado muchísimo. Y ahora es un momento bonito, de resituarte, de mirar hacia el futuro y de agradecer lo que ha pasado en el pasado. Miro con esperanza e ilusión y quiero seguir trabajando por contar esas historias que nos seducen.

Hablando de Ane, quiero hacerte una pregunta que le hice a ella en la entrevista sobre Yerma. ¿Qué esperas del teatro actual, qué te gusta ir a ver?

Creo que a todos nos gusta ver lo mismo, la sorpresa; aquello con lo que voy a encontrarme y que no he visto hasta ahora. Lo que nos seduce, nos atrapa, nos cautiva, nos conmociona también. Y eso espero del teatro actual, la sorpresa y la conmoción, aunque también tiene que haber entretenimiento. Pero si hablamos de lo que a mí me gusta, tiene que ver con eso que nadie me ha contado o la forma en la que lo hace porque nadie lo ha hecho antes.

¿Sobre qué te gustaría montar una fiesta, qué te gustaría celebrar?

Celebraría constantemente la vida, este viaje apasionado en el que estamos inmersos. Me considero una persona muy vitalista y positiva, pese a que mi teatro vaya hacia un lugar más oscuro, pero precisamente por eso, porque amo apasionadamente la vida y me encanta este viaje con sus luces y sus sombras. Y creo que esa celebración es algo que deberíamos practicar todos cada fin de semana.

Hazte ya con las entradas:

Escrito por
Amanda H C TWITTER

Me siento más a gusto en el teatro que en mi casa.

Artículos relacionados
Una mujer, un papel, cien hombres

Una mujer, un papel, cien hombres

La actriz María Hervás protagonizará una de las experiencias teatrales más singulares de este año: The Second Woman (‘La segunda mujer‘) de Nat Randall y Anna Breckon, dos creadoras que trabajan en la intersección […]

Comentarios
Sé el primero en dejar tu comentario
¡Enlace copiado!